El Barça resuelve el compromiso sobre el Ferencvaros en apenas media hora

  • Griezmann, Braithwaite y Dembélé permite mantener el pleno de victorias del Barça en Champions.
Los jugadores del Barcelona celebran un gol ante el Ferencvaros
Los jugadores del Barcelona celebran un gol ante el Ferencvaros
EFE

El Barça tardó apenas media hora en resolver el partido en el Puskas Arena frente a un Ferencvaros que no fue ni la sombra de lo que fue en la ida. En ningún momento puso en problemas a los blaugrana, que con este 0-3 mantienen el pleno en la fase de grupos.

Koeman sacó una unidad 'B' que desde el inicio arrancó con la intención de marcar rápido. Tras un par de acercamientos tímidos, al cuarto de hora de encuentro Antoine Griezmann demostró que se le da mejor jugar por detrás de un punta, en este caso Braithwaite en ausencia de Messi.

El francés culminó con un taconazo una gran jugada colectiva blaugrana, que acabó en centro de Jordi Alba al galo y este, con clase, se la coló fácil por debajo de las piernas al cancerbero Dibusz. El tanto abrió la espita y el segundo gol culé llegó por inercia: centro de Dembélé desde la izquierda y Braithwaite remató para anotar un nuevo gol para su cuenta personal: era el cuarto en los últimos tres partidos.

A un Barça letal se unió una actuación defensiva muy inocente de los húngaros. Frimpong derribó a Braithwaite en el área, y Dembélé no falló desde los once metros para hacer el 0-3 de penalti. Los tres de arriba habían marcado a la media hora y los culés bajaron las revoluciones.

Las rotaciones llegaron en la segunda mitad, y con Busquets con amarilla se convirtió en el candidato perfecto para quedarse en el banquillo en la segunda parte. De Jong salió en su lugar, al igual que Junior por Jordi Alba, al que también quiere dosificar Koeman.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento