Indignación en Argentina tras publicarse las fotos de la habitación donde Maradona pasó sus últimos días

Maradona, durante su presentación como entrenador de Gimasia La Plata
Maradona, durante su presentación con Gimnasia La Plata
DPA vía Europa Press

Diego Armando Maradona estaba recuperándose del coágulo cerebral por el que le operaron unas semanas antes cuando su corazón sufrió un ataque y murió.

Desde ese mismo instante, las investigaciones acerca de los motivos concretos de su muerte y cómo se llegó a ese punto están girando en torno a las circunstancias en las que se produjo, desde quién estaba con él, qué había tomado o el propio lugar donde se produjo.

El periódico argentino 'La Nación' ha sacado a la luz unas fotografías que han levantado un gran revuelo en el país albiceleste: la casa y, en concreto, la habitación (en singular) donde estaba recluido Maradona desde que fue dado de alta del hospital. Lejos de los lujos que se esperarían de una figura de la trascendencia del '10', todo lo contrario. Las palabras que le dijo Claudia Villafañe, primera esposa de Maradona, a Óscar Ruggeri, excompañero de Diego en la selección argentina de México'86, son elocuentes: "Si ves dónde falleció Diego, te morís".

Maradona pasó sus últimos días en una casa alquilada a nombre de Jana, su hija fruto de su relación con Valeria Sabalain, en la Avenida de Italia del barrio privado de San Andrés, en Tigre.

El inmueble, sin ser de máximo lujo, parece notablemente cómodo. De dos plantas, la baja consta de un salón comedor con cocina integrada, un baño completo y una amplia sala de juegos que da a un ventanal amplio en la planta baja, y cuatro habitaciones, una de ellas con vestidor y baño en suite, en la planta alta. El problema es que Maradona prácticamente no la disfrutó, porque estuvo encerrado en la misma habitación desde que puso el pie en ella.

Aunque estaba previsto que Diego estuviera en la habitación grande de la planta superior, sus dificultades para subir y bajar escaleras obligaron a dejarle en la sala de juegos, donde colocaron una cama doble, y para aislarle de la zona de la cocina y que no entrara la luz, se improvisó rápidamente una pared con paneles de yeso, además de un equipo de aire acondicionado, una televisión de 32 pulgadas y un sillón masajeador. 

Para que se moviera lo mínimo, le pusieron un inodoro químico portátil (similar al que se puede llevar de camping), por lo que Maradona pasó sus últimos días haciendo sus necesidades al lado de donde comía y dormía.

Esta habitación dista mucho de lo que se esperaba no sólo para Maradona, sino para un enfermo convaleciente con una serie de dolencias previas que requerían un mínimo de acondicionamiento. La sensación generalizada es que los cercanos a Maradona no quisieron o no acertaron a conseguirle un domicilio útil.

"No se puede creer que lo hayan mandado a un cuarto de detrás de la cocina, donde había ruidos permanentes. Y sin un baño en suite. Así no se cuida a una persona que estaba en el estado de Diego, se llame como se llame. ¿Por qué no alquilaron una casa que tuviera cuarto con baño en planta baja? Maradona tenía plata como para estar en una lugar cómodo y confortable de internación domiciliaria. No merecía algo así", afirma una fuente de la investigación a Olé.

El precio del alquiler de este inmueble fueron unos 16.000 dólares, e iba a estar a disposición de la familia Maradona hasta el 31 de enero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento