Locura absoluta y descontrolada en Argentina en el adiós a Diego Armando Maradona

Enfrentamientos entre hinchas y policía en el velatorio de Maradona.
Enfrentamientos entre hinchas y policía en el velatorio de Maradona.
EFE
Enfrentamientos entre hinchas y policía en el velatorio de Maradona.
EFE

Todo lo que rodeó la vida de Diego Armando Maradona fue siempre desproporcionado y con un punto de locura. Su despedida, por supuesto, no podía ser menos. Argentina entera enloqueció tras conocerse el fallecimiento del Pelusa y la pasión se desbordó en las calles para darle un sentido adiós a el Diego no exento de algunos incidentes provocados por la desbordada pasión de sus fans.

La capilla ardiente instalada en la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, se abrió a las siete de la mañana (hora local). Estaba previsto que lo hiciera más tarde, a las diez, pero la presencia de miles de hinchas que aguantaron sin dormir en la calle hicieron que se adelantara el horario.

Tras recibir una despedida íntima con sus familiares, amigos y algunas autoridades en su residencia de Tigre, el lugar en el que murió, el féretro fue trasladado escoltado por la policía hasta Buenos Aires. Por supuesto, el viaje no lo hicieron solos, cientos de aficionados acompañaron a la comitiva hasta la entrada a la capital bonaerense.

En la apertura del velatorio se produjeron algunos tumultos que obligaron a cerrar la sede de la Casa Rosada durante unos minutos, aunque posteriormente pudo ser reabierta. Los cánticos fueron constantes y la rabia por la muerte de Maradona desembocó en algunos disturbios con hinchas al borde de la desesperación. La policía tuvo que intervenir para aplacarles y para evitar que se produjeran avalanchas a la entrada de la capilla ardiente.

A medida que avanzó el día, la tensión fue a más. Las miles de personas que había congregadas hizo que se aumentara tres horas más el horario de la capilla ardiente, pero los aficionados querían más. Varios hinchas tiraron las rejas de la Casa del Gobierno, la policía tiró gas pimienta y la situación se descontroló, con varias personas invadiendo el interior de la Casa Rosada. Por seguridad, el féretro de Maradona tuvo que ser retirado dos horas antes de lo que estaba previsto y se cerró el acceso a los aficionados mientras los disturbios continuaban a las afueras.

La otra polémica del día llegó con una carta de Matías Morla, abogado de Maradona, que cree que en la muerte del Pelusa hubo una negligencia médica. "Es inexplicable que durante 12 horas mi amigo no haya tenido atención ni control por parte del personal de la salud abocado a estos fines. La ambulancia tardó más de media hora en llegar lo que fue una criminal idiotez. Este hecho no debe ser pasado por alto y voy a pedir que se investigue hasta el final de las consecuencias", denunció.

Como estaba previsto, Maradona fue finalmente enterrado sobre la medianoche de este jueves (hora peninsular española) en un cementerio de las afueras de Buenos Aires. Se trata de un lugar privado, ‘Jardín de Paz’, en el que ya descansan los restos de sus padres, Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco. Un nombre ideal para lo que se merece y necesita El Pelusa: descansar por fin en paz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento