La sorprendente confesión de Cesc sobre sus entrenadores: "A Mou lo considero un amigo; con Pep no he vuelto a hablar"

Cesc Fábregas
Cesc Fábregas
EFE

Cesc Fábregas es uno de los pocos futbolistas afortunados de haber sido dirigido por dos de las grandes mentes del fútbol del siglo XXI, como lo son Pep Guardiola y José Mourinho. Bajo las órdenes del catalán estuvo en una única temporada, la 2011-2012, en la que Cesc aterrizó en el FC Barcelona mientras que el técnico preparaba sus maletas. Por su parte, con el portugués coincidió a partir de 2014 cuando el centrocampista dejó el Camp Nou para volver a la Premier.

Después de tres temporadas en la que su juego pudo haber sido mejor en un Barça en el que parecía que iba a demostrar lo mejor de sí, Mourinho contactó a Cesc para convencerle de fichar por el Chelsea, siendo un factor clave para que recalase ahí, como ha explicado el propio jugador en una entrevista en 'Tot Costa'.

"Mourinho fue quien más me inspiró a salir del Barça. Me dijo que nos las habíamos tenido en el campo cuando él estaba en el Chelsea y yo en el Arsenal y luego cuando él entrenaba al Real Madrid y yo estaba en el Barcelona, pero que para él todo terminaba ahí, y me contó su proyecto", explicó Fábregas. Y es que en el pasado, ambos coincidieron en bandos opuestos en dos de las grandes rivalidades futbolísticas del continente.

Sin embargo, ambos supieron darle la vuelta a su relación para llegar al éxito en el Chelsea, donde Cesc demostró una de sus mejores facetas. "Prioricé lo profesional, y hoy en día me sigo escribiendo con él y lo considero un amigo, me ayudó mucho en su momento y puede que con él jugara una de mis mejores temporadas", confesó.

"Con Guardiola no hemos vuelto a hablar. Hay cosas que pasaron de las que no tengo por qué hablar"

Una relación completamente opuesta que la que tuvo con Guardiola, algo que a priori puede parecer extraño, sobre todo después de que el actual jugador del Mónaco tuviera como su gran ídolo al técnico del City. "Era mi ídolo en mi infancia, quizás es la persona de la que he aprendido más, como jugador, como ídolo y después como entrenador y ya está", recordó.

No obstante, la relación entre ambos no fue la esperada, como ha desvelado el propio Cesc. "Con Guardiola no hemos vuelto a hablar. Hay cosas que pasaron de las que no tengo por qué hablar. No sé si la decepción es mutua", zanjó. De hecho, ambos ya protagonizaron un tenso momento al finalizar un Manchester City - Chelsea, en el que Guardiola niega el saludo a Fábregas, dejándole con la mano "colgada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento