Críticas por el estado del circuito del GP de Turquía: "Si llueve necesitaremos ruedas con clavos"

Carlos Sainz, en el GP de Turquía
Carlos Sainz, en el GP de Turquía
AFP7 vía Europa Press

Volvió la Fórmula 1 a Turquía este viernes con la celebración de los primeros entrenamientos libres, en unas sesiones en las que la nueva superficie del Istanbul Park tras su reciente asfaltado ha sido la protagonista. Los pilotos han sufrido en exceso para poder mantener la estabilidad en sus monoplazas en unas vueltas especialmente resbaladizas, por las que los protagonistas del fin de semana no han tardado en protestar.

El primero de ellos fue el aparente heredero al trono de la F1, Max Verstappen, quien destacó lo lábil que se encontraba la pista. "Está muy resbaladizo ahí afuera, pero al final del día, es lo mismo para todos; así que nos tendremos que adaptar a ello", explicó tras la sesión. Algo por lo que, precisamente, quiso reconocer la labor de su equipo al "saber reaccionar bien ante las condiciones de la pista". 

De hecho, Verstappen advirtió en tono satírico sobre las dificultades que tendrán si, o en la clasificación o en la carrera, el clima no acompaña y haya precipitaciones. "Espero que no llueva, porque en ese caso necesitaríamos ruedas con clavos", bromeó.

También Lewis Hamilton quiso sumarse a las críticas, en unos entrenamientos que calificó como "muy difíciles". "Este circuito es fantástico, pero la nueva superficie lo complicó todo. Ninguno de los neumáticos nos funcionaba y parecía que estábamos pilotando en una pista de hielo", comentó el líder del mundial, que este viernes fue el cuarto más rápido de la parrilla.

Carlos Sainz fue otro que lo pasó mal con sus neumáticos, más allá de los problemas electrónicos que experimentó su McLaren en la primera sesión, y este fue precisamente su mayor lamento, al no poder adaptarse a una pista a la que definió como "extraña".

Sin embargo, el '55' se lo tomó con positivismo y, en cierto modo, celebró la imprevisibilidad del asfalto turco, como también hizo Leclerc en redes sociales. "La pista resbalaba muchísimo y las condiciones han sido realmente extrañas. Al menos nos hemos divertido un poco", declaró. "El asfalto se siente extraño, pero eso solo agrega emoción para ver quién puede conseguir descifrarlo".

Pirelli, ¿culpable?

Más allá de la influencia que haya podido tener el nuevo asfalto, otro de los factores que han afectado a que la pista pareciera estar hecha más de hielo que de alquitrán, es la elección de Pirelli. El fabricante de neumáticos ha pecado de conservadurismo, llevando los tres compuestos más duros de los seis que hay para este Gran Premio de Turquía, perjudicando aún más el agarre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento