La intrahistoria del llanto de Jasper Philipsen tras ganar la etapa de La Vuelta en Puebla de Sanabria

Jasper Philipsen, llorando tras ganar la 15ª etapa de La Vuelta 2020
Jasper Philipsen, llorando tras ganar la 15ª etapa de La Vuelta 2020
TW @VelonCC

Una de las imágenes que dejó la impresionante etapa 15 de la Vuelta a España, con final en Puebla de Sanabria, fue la del ganador, Jasper Philipsen, abrazándose a su jefe de equipo y a sus compañeros tras cruzar la meta. El belga no pudo casi articular palabras, ya que el llanto le brotaba de manera incontrolable.

Philipsen, de 22 años, llevaba dos persiguiendo su primera victoria en una de las tres Grandes. En 2019 se estrenó en una de ellas, el Tour de Francia, pero no llegó a acabarlo. El belga pedía más y tenía muchas esperanzas puestas en este 2020, especialmente en la Vuelta en la que se había inscrito. Ya quedó segundo en la jornada de Ejea de los Caballeros, en la primera semana de la ronda, cuando cedió en el sprint ante Sam Bennett.

Pero la jornada sanabresa le permitió dar el 'do' de pecho. Después de un infernal maratón en el que subieron el puerto del Padornelo, donde les esperaba la autóctona niebla, frío y viento propios de la zona en estas fechas, le tocó bajar por las carreteras otoñales de la Alta Sanabria, por Lubián y Requejo hasta llegar a Puebla, coronada por el castillo de los condes de Benavente, donde a tres kilómetros se neutralizó el pelotón por una mancha de aceite en la carretera. Tras cruzar el pueblo, en la subida hasta la zona de la meta sacó fuerzas de flaqueza y picó pedal hasta cruzar la línea en primera posición.

Tal fue el sufrimiento de esa jornada, con viento y lluvia de cara, que se le agolparon de golpe en la mente tantos años de esfuerzo desde pequeño dedicado a la bicicleta y renunciando a cosas más propias de su edad. No pudo ni quiso contener las lágrimas. 

Su director, Josean Matxin, también acabó emocionado, ya que han sido muchas horas de trabajo con un ciclista que, además, se despide con esta etapa de su equipo: en 2021 cambiará al UAE Emirates por el Alpecin–Fenix, donde ejercerá de escudero del 'caníbal' Mathieu van der Poel.

"No puedo describir lo feliz que estoy porque era una victoria que significa mucho ya que llevaba tiempo esperándola", resumió al final del día Philipsen. No es para menos, después de haberse convertido en el 'marathon man' de esta edición de La Vuelta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento