Philipsen vence a la lluvia y al aceite para llevarse la etapa en Puebla de Sanabria

Jasper Philipsen
Jasper Philipsen
EFE

Jasper Philipsen se llevó la maratoniana decimoquinta etapa de la Vuelta a España en más de 230 kilómetros de carrera entre Mos y Puebla de Sanabria, siendo esta la más larga de la edición. Un tramo que tuvo que ser acortado en tres kilómetros a causa de una mancha de aceite en el recorrido, pero que no impidió a Primoz Roglic de conservar el liderato.

Philipsen debutó en esta Vuelta con ganas de hacerlo por todo lo grande y este jueves recibió su premio. El ciclista belga de 22 años se llevó su primera etapa en una gran vuelta en 6 horas y 22 minutos, por delante de Ackermann y Steimle, y se mostró visiblemente emocionado tras cruzar la meta en primera posición. 

Tras su segunda plaza en Ejea de los Caballeros, esta jornada le ha servido para coronarse con un gran esprint pasado por agua y viento, que comenzó a azotar con fuerza a 50 kilómetros de la meta, pero que no impidió a los aficionados locales salir a animar al grupo. El temporal favoreció sobre todo al pelotón del que formaba parte el belga para cazar al italiano Cattaneo y para que Philipsen asestase su golpe definitivo en la recta final.

Además de Roglic, tanto Carapaz como Carthy mantuvieron sus márgenes con respecto al resto de perseguidores en la cabeza: 39 segundos entre el esloveno y el ecuatoriano, 47 con el irlandés y un considerable 1:42 de ventaja con Dan Martin y 3:32 con el primer español en la general, Enric Mas.

El viernes, otra larga etapa, de 162 kilómetros, en el que los ciclistas recorrerán Salamanca para llegar a la localidad de Ciudad Rodrigo, en la decimosexta fase de esta Vuelta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento