Messi se libró de la tarjeta roja por un pelotazo al árbitro: "Con su acción quiere intimidar"

Leo Messi
Leo Messi
EFE

Messi no suele ser uno de los jugadores más amonestados a final de temporada. El argentino suele recibir más que dar, pero ni mucho menos en un santo. Muchas de sus acciones pasan desapercibidas o son consideradas menos graves que las de otros, y la última prueba está en el partido entre Barça y Alavés.

Corría el minuto 39. El conjunto culé iba perdiendo 1-0 desde hacía 8 minutos, cuando se detuvo el juego. Messi, en una buena muestra de su desesperación, dio una patada al balón, que no dio por poco a Hernández Hernández. Este no lo dejó pasar, y aunque amagó con sacarle la roja, al final le mostró tarjeta amarilla, segunda que ve el argentino en lo que va de Liga.

En el acta del encuentro, el colegiado lo recogió así: "En el minuto 39 el jugador (10) Messi Cuccittini, Lionel Andres fue amonestado por el siguiente motivo: Desplazar el balón hacia el exterior del terreno de juego en señal de disconformidad ante una de mis decisiones".

Sin embargo, muchos han señalado que Messi debió ser castigado de manera más contundente con una tarjeta roja. El periodista Isaac Fouto, defensor hasta el extremo de las actuaciones de los colegiados en Cope, considera "inaceptable, impresentable e inconcebible" la acción de Messi, que debió ser "expulsión sin discusión".

Dos exárbitros también están en esta línea. Eduardo Iturralde González, en la SER, señaló que "si hubiera considerado que le lanzó a él el balón era roja", algo que también apuntó Juan Andújar Oliver, en Radio Marca: "debió ser expulsado incluso si la pelota no golpeara a Hernández Hernández. Con su acción quiere intimidar al árbitro y eso merece la roja directa".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento