El Barça tumba a la Juventus más dócil y recupera buenas sensaciones

Ousmane Dembéle, durante el partido entre Barcelona y Juventus
Ousmane Dembéle, durante el partido entre Barcelona y Juventus
EFE

El FC Barcelona aprovechó la ausencia por coronavirus de Cristiano Ronaldo para dejar claro que, pese a la crisis institucional que atraviesan, siguen siendo un equipo que saben jugar muy bien al fútbol. Tras la derrota en el Clásico, se impusieron con comodidad a la Juventus por 0-2, en una victoria que pudo ser mucho más abultada.

Griezmann, titular y con ganas de reivindicarse, demostró desde el primer minuto que quiere resarcirse. Un balón al palo en un frenético arranque, tres disparos incluidos, dejó clara la apuesta de Koeman: todos arriba y a intentar ahogar rápido a la Juventus.

La idea dio resultado al cuarto de hora: Messi le puso un balón largo a Dembélé y el 'mosquito' se echó adelante hasta la frontal del área, donde regateó y disparó con tanta fortuna que su balón fue desviado por un defensor para meterse por la escuadra ahí donde no llegaba Szczesny.

La reacción juventina llegó por las botas de Dybala y Morata, que perforó dos veces la portería de Neto y en las dos se lo anularon por fuera de juego. la primera mitad acabó con Araujo doliéndose por un golpe, que se confirmó como lesión en la segunda mitad.

Ahí tuvo que hacer de la necesidad virtud Koeman, y tras meter a Busquets al campo, puso a Frenkie de Jong de central para la segunda mitad. Los blaugrana ganaron metros, pero quien vio portería fue Álvaro Morata... para que se lo volviesen a anular. Esta vez hizo falta el VAR, pero el madrileño completó su particular 'hat trick' de fueras de juego.

Las ocasiones del Barça se sucedieron una tras otra, con el balón constantemente en el área de la Juve. Griezmann tuvo la más clara: un disparo cruzado que se fue por milímetros al lado del palo. Fue la culminación de una larga jugada de ataque del equipo culé, que con el desparpajo de Pedri y Ansu Fati (entró por Dembélé) ganó alegría arriba.

Los nevios de la Juve pasaron factura a cinco minutos del 90, ya que Demiral perdió el control y dejó una fuerte patada sobre Pjanic. El turco, que ya tenía amarilla, vio la segunda. La tensión también pasó factura a un veterano como Bernardeschi, que derribó en el área al recién ingresado Junior Firpo. Messi, según se cruzaba el minuto 90, ponía el 2-0 del partido.

 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento