Fin a la era Bartomeu: de arrancar con un triplete a dejar el club en una grave crisis deportiva e institucional

  • Presentó su dimisión como presidente del Barça tras obligar la Generalitat a que la moción de censura se celebrara ya. 
Josep María Bartomeu
Josep María Bartomeu
EFE

Apenas un día después de que Josep Maria Bartomeu asegurar que no tenía "ningún motivo" para presentar su dimisión, el presidente del Barça dimitió. La carta de la Generalitat en la que aseguraba que no había "impedimentos jurídicos ni sanitarios" para que se celebrara la votación de la moción de censura este fin de semana acorraló a Bartomeu y su junta, que se reunieron por la tarde y decidieron cesar en sus funciones.

La decisión de la Generalitat fue muy criticada por Bartomeu, que acusó al Gobierno catalán de actuar "de manera irresponsable" y de forzarle a una dimisión para la que, a su juicio, "no tenía motivos" ante la próxima celebración de elecciones a la presidencia en el próximo mes de marzo.

El presidente, que compareció tras la reunión telemática de la junta, aseguró que no dimitió en verano por "responsabilidad", para hacer el nuevo proyecto necesario en el club tras la debacle ante el Bayern, para frenar la marcha de Leo Messi y para tratar la rebaja salarial de los empleados del club y de los jugadores ante la crisis del coronavirus, mientras que se despidió con un anunció: el club ha cerrado el acuerdo para formar parte de la Superliga Europea.

Josep Maria Bartomeu se va dejando una gestión criticada y con más sombras que luces, especialmente en una segunda etapa en la que metió al equipo en una grave crisis institucional y también deportiva, dilapidando el gran legado deportivo que recogió cuando fue ratificado como presidente en 2014 tras la marcha de Sandro Rosell.

En su primera temporada completa conquistó un triplete histórico, lo que le llevó a una victoria incontestable en las elecciones de julio de 2015, cuando logró más de la mitad de los votos de los socios.

Desde entonces, demasiados lunares negros en su gestión. En 2016 aceptó que el club fuera condenado judicialmente por el ‘caso Neymar’ y, un año después, vio como el PSGle robaba al astro brasileño con el pago de la cláusula de rescisión.

En España logró mantener el dominio azulgrana con la llegada de Ernesto Valverde, pero siempre con un sabor agridulce al ver como el eterno rival, elReal Madrid, mandaba en el continente con tres Champions consecutivas.

Fue precisamente la Copa de Europa la que le dio un varapalo tras otro tras las debacles en Roma y Liverpool, donde el equipo cayó eliminado con estrépito. Pero no fue nada comparado con el 2-8 que le infligió el Bayern, posiblemente la goleada más humillante de la historia reciente del Barça y la certificación de que un ciclo había acabado.

Pero antes del desastre ante el Bayern, el club ya era un polvorín y el conocido como Barçagate’ fue el gran causante de que la moción de censura prosperara, amén de causar un gran enfado en las grandes estrellas culés con Leo Messi y Gerard Piqué a la cabeza. Que el club pagara a una empresa que se dedicó con ese dinero a criticar en redes sociales a ambos jugadores y a otras exestrellas del club que eran críticas con la gestión de la directiva le ocasionó una pañolada de la afición culé poco antes de que la pandemia detuviera el fútbol en todo el mundo.

Con ese panorama, y tras una temporada 2019/20 sin un solo título, Leo Messi soltó la bomba final con el burofax con el que le comunicó al club su deseo de marcharse. Bartomeu logró frenar la espantada del astro argentino, obligándole a pagar la cláusula de rescisión, con lo que a Leo no le quedó más remedio que quedarse, pero lo hizo con una espectacular ‘rajada’ en una entrevista a Goal.com en la que cargó con mucha dureza contra el presidente blaugrana. Ante tal panorama, la moción de censura impulsada por Jordi Farré, uno de los precandidatos a la presidencia, salió adelante con casi 20.000 firmas. Fue el principio del fin de Bartomeu, que acabó ayer con su triste despedida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento