Así puedes organizar un espacio de entrenamiento en casa para no dejar de lado tus objetivos deportivos

Crear un espacio adecuado puede motivar a la hora de entrenar en casa.
Crear un espacio adecuado puede motivar a la hora de entrenar en casa.
Pinterest

Los entrenamientos en casa son prácticos y, si se hacen bien, seguros. Hacer deporte en la comodidad del hogar evita traslados al gimnasio (y también la pereza de llegar hasta la sala de musculación), problemas de horarios y otros inconvenientes varios como la vergüenza inicial de pisar la sala de pesas. Además, en los tiempos que corren, da más confianza sudar solo que acompañado (sobre todo si no se conoce al que jadea a tu lado en zumba).

Pero ponerse manos a la obra en casa parece algo complicado si no dispone de un chalet con gimnasio incluido. El sofá siempre está en medio, "ten cuidado con la televisión que le vas a dar" y "ojo con la mesa no te hagas daño" son algunas de las frases que acompañan a los entrenamientos caseros. Nada más lejos de la realidad: aplicando unos pocos consejos dignos de cualquier perfil 'fit' en redes sociales podemos montar una sala de ejercicio en casa cómoda y funcional. 

¿Por qué es importante disponer de un espacio determinado para hacer ejercicio en casa? Lo primero es por motivación. Tener un hueco agradable y organizado donde hacer los abdominales a diario generará adherencia a la rutina deportiva. Y, lo segundo, por respetar la funcionalidad y el orden en la casa. 

¿Qué necesitas? Lo más básico es tener algo de material deportivo y un espacio en el que podamos movernos con comodidad y holgura. 

  • Evalúa el espacio. Elige la habitación o el lugar de la casa con el techo más alto y con mejor iluminación. La ventilación o la existencia de una ventana también es importante. No hace falta que sea una habitación en exclusiva para esta función. 
  • Protege el suelo. Lo mejor es disponer de unas alfombrillas como las de yoga o de piezas de gomespuma encajables que protejan el suelo y que también aíslen de los ruidos. Si son desmontables serán mucho más cómodas para espacios y pisos pequeños. 
  • ​Muebles y espejos. Si dispones de algo de espacio, piensa en incorporar algún mueble dónde guardar el material deportivo una vez que acabes de entrenar. Igualmente, poder colocar un espejo dará sensación de sala de fitness. 
  • ​Complementos. Hay ciertos complementos para ejercicio que no ocupan demasiado espacio y resuelven un entrenamiento. Barras para hacer dominadas o fondos de pecho, rocas de escalada para pequeños y mayores... Hay mil soluciones disponibles y ajustables a cada hogar. 
  • Equipamiento. Si no dispones de mucho espacio o de un gran nivel de práctica deportiva, evitar adquirir bancos o máquinas de fitness muy específicas. Apuesta por materiales polivalentes como las gomas elásticas, mancuernas y barras que puedan adaptarse al peso deseado, ruedas para trabajar los abdominales... 

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento