Bottas gana el GP de Rusia y Hamilton cae en la maldición Netflix: se queda sin igualar el récord de Schumacher

Valtteri Bottas, en el podio del GP de Rusia
Valtteri Bottas, en el podio del GP de Rusia
EFE

La cifra de 91 victorias que alcanzó Michael Schumacher en su carrera deportiva, récord absoluto de la Fórmula 1, está a punto de caer, y lo hará tarde o temprano, por obra y gracia de Lewis Hamilton. La primera oportunidad del piloto de Mercedes era en este GP de Rusia, y pese a salir desde la pole, se vio perjudicado por un error claro del muro.

La victoria fue para el otro Mercedes, un equipo que mantiene el pleno en Sochi: han ganado todas las carreras. Valtteri Bottas salvó los muebles para el equipo y se llevó la carrera por delante del siempre combativo Verstappen y de un enfurecido Hamilton.

Todo ello se grabó desde el box del equipo alemán por Netflix, y por segunda temporada consecutiva, les ha dado muy mala suerte. Los de Toto Wolff van a temer seriamente cada vez que la plataforma quiera grabarles, porque a Hamilton ya le dio un susto serio el sábado.

Hamilton empezó con problemas de entrada: le avisaron en plena salida que le estaban investigando por hacer el ensayo de salida fuera de la zona designada, lo que a la postre le costó una doble sanción de 10 segundos, dado que incumplió dos normas. La culpa fue de su ingeniero, que le dijo que era legal.

En la primera vuelta, Verstappen perdió la segunda plaza pese a salirse mientras luchaba por aguantar a los Renault de Ocon y Ricciardo, muy competitivo. Al menos él pudo continuar, algo que no pudieron hacer dos pilotos: Lance Stroll, que se estrelló tras un trompo, y Carlos Sainz.

El madrileño, tras salirse en la salida de la chicane de la segunda curva, se dio contra el esquinazo del muro y acabó quedándose fuera. Salió el coche de seguridad.

Tras la reanudación le confirmaron a Hamilton la sanción de 10 segundos, lo que hizo que se agarrase un buen enfado. Especialmente con su ingeniero jefe, Peter Bonnington, que fue quien le dijo que ese ensayo de salida era correcto.

El hexacampeón hizo su primera y única parada de la carrera a continuación, donde cumplió ese castigo, y se reincorporó undécimo, justo por delante de Sebastian Vettel. Comenzó ahí una remontada, obligado a buscar como fuera el ritmo (que lo tenía) para intentar pasar rivales.

A sabiendas de que el campeón estaba persiguiéndole, Verstappen no aflojó ni mucho menos su ritmo. El neerlandés, sin opciones de cazar a Bottas, mantuvo una distancia de unos diez segundos hasta el final. De hecho, buscó la vuelta rápida de carrera (y el punto extra), pero se la acabó llevando el vencedor de la carrera.

Hamilton tendrá que esperar a la siguiente carrera, el GP de Eifel, que se disputará en el legendario circuito de Nürburgring, para igualar las 91 de Schumacher. Eso sí: el capítulo de Netflix, que ha estado este fin de semana grabando en Mercedes, será para verlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento