El arriesgado reto de Ian Poulter con una pelota de golf y un Ferrari de varios millones de euros

Ian Poulter y un Ferrari LaFerrari Aperta
Ian Poulter y un Ferrari LaFerrari Aperta
TW @IanJamesPoulter

La precisión es uno de los valores más importantes para un golfista. Lo demostró Jon Rahm en el BMW Championship, en plena competición y ahora lo ha hecho otro 'top' de la PGA como el británico Ian Poulter.

Hay que estar muy seguro de sus capacidades para arriesgarse a abollar o dañar un coche de varios millones de euros. Poulter lo ha demostrado en un reto que ha compartido en sus redes sociales. En él, se le ve bajando de un exclusivísimo Ferrari LaFerrari Aperta, un hiperdeportivo del que sólo se hicieron 201 unidades, cuya última y especial se subastó con fines benéficos por más de 8 millones de euros.

Tras bajarse de semejante bólido, coge uno de sus hierros y lanza una pelota de golf para que se cuele entre las ventanillas y acabe al otro lado. Tan tranquilo, se vuelve a montar y se va. 

Más allá de la 'sobrada', Poulter ha escrito en twitter lo difícil que ha sido para él semejante reto, ya que si la bola llega a dar en la puerta posiblemente hubiera provocado una abolladura cuyo arreglo no saldría barato. "¿De qué otra manera podría practicar con la presión de la Ryder Cup?", bromea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento