Un Arrow McLaren, al frente en los últimos entrenamientos en Indianápolis... pero no es el de Alonso

Fernando Alonso, en las 500 millas de Indianápolis
Fernando Alonso, en las 500 millas de Indianápolis
JAMES J BLACK / IndyCar Media

El mexicano Patricio O'Ward ha sido el más rápido en la última sesión de entrenamientos de las 500 millas de Indianápolis, el tradicional 'Carb Day' que ha sido reducido este año a unos simples entrenamientos libres de dos horas en lugar de una y que no ha tenido el clásico ambiente festivo, las exhibiciones o la siempre entretenida carrera de la Indy Lights.

O'Ward, al volante del Arrow McLaren SP número 5, ha acabado al frente con 225.355 mph de mejor promedio, después de una sesión dedicada fundamentalmente a rematar los últimos retoques en el 'set up' y, sobre todo, probarse en condiciones de tráfico con los imprescindibles rebufos.

Los grandes favoritos no arriesgaron nada, pero sí hubo algún susto. Sage Karam rozó el muro de la curva 4, el punto más crítico del óvalo, pero todo se quedó en un susto sin necesidad de que saliera el 'pace car', el coche de seguridad.

Álex Palou volvió a demostrar que sigue teniendo esperanzas de dar la campanada, tras quedar 10º en esta última tanda. El catalán, novato este año, partirá 7º en una carrera en la que nunca ha corrido pero en la que quiere dejar el listón bien alto. En este 'Carb Day' se la jugó incluso luchando con su compañero Santino Ferrucci, y liderando durante un par de giros un pequeño convoy con varios de los grandes favoritos intentando seguirle el rebufo.

No fue un día de tomar riesgos, como prueba que el 'poleman' Marco Andretti no pasase de las 221.314 mph, que le mandaron a la 28ª posición de los últimos entrenamientos.

Alonso, lejos pero optimista

El que tuvo un día de trabajo pero sin brillo fue Fernando Alonso. El asturiano, que saldrá 26º, marcó una discreta 23ª posición en este último día de trabajo, en un Arrow McLaren SP que distó mucho del de O'Ward o el de Oliver Askew, su otro compañero, que finalizó 5º.

Pese a todo, el español no pierde la esperanza. Preguntado sobre si cree que podrá llevar a lo más alto su monoplaza desde tan atrás, estaba convencido de que sí. "Siempre aprendes cosas. He estado probando un par de cosas en estos test, los probamos y estos eran positivos, pero otro era negativo. Hemos dado un paso adelante en el balance del coche y en la confianza en él. La próxima vez dentro del coche es la definitiva", analizó escueto sobre este 'Carb Day'.

"El único objetivo es pasar un centímetro mejor que ellos", destacó. "Es el único objetivo. Va a ser un reto para todos. Los coches de este año son un reto en términos de tráfico, settings y muchas cosas en el coche. Habrá más calor eldomingo... Será una carrera difícil para todos y habrá muchos factores. Tenemos que confiar en la estrategia, la suerte, los buenos pitstops, el puro rendimiento, tratar de hacer más rápido el coche para el final de carrera... Será difícil salir desde tan atrás, pero nos encanta este tipo de retos", finalizó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento