Accidente de Alonso en la 'happy hour' del segundo día de entrenamientos de las 500 millas de Indianápolis

Fernando Alonso, en Indianápolis
Fernando Alonso, en Indianápolis
Joe Skibinski / IndyCar Media

Fernando Alonso acabó antes de tiempo su jornada de trabajo en el segundo día de entrenamientos en Indianápolis. El piloto asturiano sufrió un fuerte accidente cuando afrontaba la última hora del día, la llamada 'happy hour', en la que todos los pilotos suelen ir al máximo en busca de las mejores vueltas.

El español perdió el control de su Arrow McLaren SP por un exceso de confianza en el cuarto vértice del óvalo. El golpe fue lo suficientemente serio como para tener que llevarle al centro médico, más por protocolo que por necesidad, ya que estaba perfectamente y se había bajado por su propio pie del coche. Posteriormente explicó que estaba buscando los límites y, al pisar la zona más fría del cemento, perdió la tracción del coche.

Fue una despedida amarga de un día en el que Alonso estuvo siempre en el 'top 10'. Con velocidades medias superiores a las 223 mph de manera constante, incluso se permitió el lujo de no salir en la primera hora de trabajo para acabar de hacer ajustes a su monoplaza.

Sin embargo, luego se dio una buena paliza de vueltas hasta completar un total de 126 giros al legendario trazado estadounidense y un mejor promedio de 224.363 mph, que en el momento del accidente le permitía ser séptimo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento