La nueva normalidad de Premier League: toser puede terminar en expulsión

Un árbitro saca una tarjeta roja.
Un árbitro saca una tarjeta roja.
EFE

La Premier League continúa estableciendo medidas preventivas para evitar el contagio de coronavirus entre jugadores, entrenadores, árbitros y demás. Una de las medidas más curiosas que han añadido es la posible expulsión a aquellos que tosan de manera voluntaria a otro futbolista

De ese modo, se tratará de la misma manera que una agresión intencionada, siendo la voluntariedad el punto clave en la norma. Por lo tanto, al igual que un jugador puede ser expulsado por una grave entrada a un rival, también lo puede ser por toser, algo que puede ser incluso peor que una patada.

"Cuando el árbitro esté seguro que alguien tose a corta distancia contra un rival de forma deliberada podrá enviarlo a vestuarios con una roja directa", explica The Times. Es más, si se demuestra que un futbolista tose a otro de manera voluntaria, la justicia del país puede considerar demandar al infractor, según el citado medio. 

Al igual que en casi cualquier otra acción, la polémica no estará exenta de este tipo de decisiones, ya que será el árbitro quien tenga que interpretar la voluntariedad del tosido. Además de a las entradas, también se puede asemejar a insultos que se puedan proferir al aire en señal de frustración o a un compañero de manera agresiva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento