Grosjean se juega la descalificación por sus sucias defensas de posición sobre Sainz y Ricciardo en Silverstone

Grosjean y Sainz, durante el GP de Gran Bretaña
Grosjean y Sainz, durante el GP de Gran Bretaña
F1

Romain Grosjean es el único piloto de la época reciente de la Fórmula 1 que fue excluido de un Gran Premio por una acción absolutamente antideportiva. Fue en el GP de Italia de 2012, cuando provocó un accidente múltiple en Spa, al no frenar en la primera curva y llevarse por delante a Fernando Alonso y Lewis Hamilton entre otros.

Con el paso de los años no ha mejorado en este tipo de actitudes. En el GP de Gran Bretaña, rozó la exclusión por realizar una de las acciones más peligrosas y perseguidas en la normativa: hacer cambios de trayectoria cuando viene un coche más rápido detrás para adelantarle.

Este tipo de defensas las hizo hasta dos veces en la carrera. Primero por delante de Carlos Sainz, que casi se choca con él cuando estaban luchando por la quinta posición. El madrileño no se estrelló con el Haas por puros reflejos.

Esta acción le costó un aviso de los comisarios: bandera negra y blanca, que es equivalente a una tarjeta amarilla. Aún tuvo la confianza propia en protestarlo: "¡Si le dejé la mitad de la pista!", se quejó un Grosjean que repitió sobre otro piloto después.

Su siguiente víctima fue Daniel Ricciardo. Un Grosjean que iba mucho más lento que el australiano de Renault volvió a zigzaguear cuando iba a perder la posición, lo que generó que los comisarios recibieran las quejas del equipo francés.

Aunque lo lógico hubiera sido una bandera negra inmediata (es decir, una 'tarjeta roja'), los jueces anunciaron que esta acción sería investigada después de la carrera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento