Cómo ir al gimnasio de forma segura para no perder el ritmo

Zona de mancuernas en un gimnasio.
Zona de mancuernas en un gimnasio.
PXFUEL

Cada vez hay más personas interesadas en el deporte (y no tiene porqué ser a nivel profesional o de competición) que deciden acudir a gimnasios y salas fitness para mejorar sus habilidades físicas y también su estética. 

Hay muchas opciones para entrenar a diario en uno de estos centros: se puede ir por libre o a clases dirigidas, por ejemplo. La primera opción permite una mayor flexibilidad horaria y adaptación de las rutinas y la segunda genera más constancia y da seguridad al contar con el acompañamiento de un instructor.

Y no todos los entrenamientos, por mucho que sean en una zona de pesas, tienen que ser iguales. Se puede mejorar la fuerza, enfocarse a desarrollar masa muscular o perder grasa, preferir el cardio o el HIIT, decantarse más por el bodybuilding... En fin, las opciones son innumerables. 

Pero con la llegada de la nueva normalidad y la reapertura de estas salas, muchos aficionados al fitness han dejado de acudir a los gimnasios por miedo a posibles contagios. ¿Cómo se puede ir a entrenar de forma segura?

Consejos para ir a entrenar

Todos los gimnasios, salas y centros de fitness han aplicado estrictos protocolos de seguridad y limpieza donde reina en uso de la mascarilla y de desinfectantes. En la gran mayoría, como en las cadenas al estilo Synergym o Altafit, hay a disposición de los usuarios sprays para desinfectar las máquinas antes y después de su uso. 

Es cierto que la mascarilla y la práctica deportiva no son muy compatibles, pero deberá usarse siempre que se pueda, como en descansos entre series y ejercicios. 

Es obligatorio (y recomendable siempre) llevar una toalla limpia para usar en las máquinas, ya que así nuestra piel y nuestro sudor no entrará en contacto directo con los asientos de los aparatos. 

Por último, no hay que olvidar lavarse las manos con frecuencia. Aunque en la gran mayoría de centros hay a disposición geles hidroalcohólicos, es mucho mejor entrar al vestuario un momento y usar agua y jabón. 

Para completar estas pautas, también es aconsejable prestar atención a cuando nuestras manos, por ejemplo, están limpias o no: lavarlas antes de ir a abrir el botellín de agua, antes de rascarnos o tocarnos la cara... 

Y, como siempre, evitar ir a entrenar si detectamos que tenemos síntomas o si pensamos que podríamos haber estado expuestos a contagios. Y a partir de ahí... ¡a disfrutar del entrenamiento!

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma?Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento