El Rey Felipe VI recuerda su día como abanderado olímpico: "El ejemplo de Barcelona'92 debe seguir inspirándonos"

S.M. el Rey Don Felipe VI, en el vídeo para el Comité Olímpico Español
S.M. el Rey Don Felipe VI, en el vídeo para el Comité Olímpico Español
COE

El 24 de julio de 2020 estaba marcado en rojo para el deporte mundial: iban a inaugurarse los Juegos Olímpicos de Tokio. La pandemia de coronavirus ha obligado a posponerlo a 2021, aunque las voces más pesimistas apuntan a que ni siquiera se va a poder celebrar ese año.

Con motivo de tal fecha, desde el Comité Olímpico Español han querido recordar en un día tan especial a los grandes protagonistas de las ceremonias de apertura de los Juegos, desde Roma 1960 con el histórico gimnasta Jaime Belenguer a Río 2016 con Rafa Nadal.

Entre medias, Enrique Rodríguez Cal (boxeo, Montreal'76), Herminio Menéndez (piragüismo, Moscú'80), Alejandro Abascal (vela, Los Ángeles'84), la Infanta Cristina (vela, Seúl'88), el Rey Felipe VI (vela, Barcelona'92), Luis Doreste (vela, Atlanta'96), Manel Estiarte (waterpolo, Sydney 2000), Isabel Fernández (judo, Atenas 2004), David Cal (piragüismo, Pekín 2008) y Pau Gasol (baloncesto, Londres 2012).

Todos ellos recordaron qué supuso para ellos desfilar en sus respectivos estadios olímpicos portando la bandera española (excepto Herminio Menéndez, que por el boicot a Moscú, se compitió bajo la enseña del COE). 

El Rey Felipe, además de rememorar aquello como un día inolvidable en su vida, también aprovechó para recordar qué supusieron aquellos Juegos para la sociedad española, y cómo pueden servir de imagen en estos momentos tan complejos de la sociedad.

"Ser olímpico implica el compromiso con los más altos valores que encarnan el ideal olímpico, como el compañerismo, el juego limpio, la excelencia, el esfuerzo... son en realidad seña y guía para todas las dimensiones de la vida. Ser abanderado de tu país supone el orgullo inmenso de representar a nuestro deporte, a España, en la mayor y más importante convocatoria deportiva del planeta", recuerda.

"Ser olímpico implica el compromiso con los más altos valores que encarnan el ideal olímpico, como el compañerismo, el juego limpio, la excelencia, el esfuerzo..."

En este sentido, el monarca rememora lo que fue Barcelona 92 para los españoles, en un momento social muy complicado. "España dio un salto cualitativo en muchas esferas (...). Una auténtica reválida ante el mundo fue todo aquella, con un magnífica, real y potente puesta escena. Por eso, en la dura coyuntura actual por la que atraviesa nuestro país y gran parte del mundo, el ejemplo que significó Barcelona 92 y el propio espíritu olímpico deben seguir inspirándonos para superar todos los desafíos que tenemos por delante. Son retos muy importantes, complejos y diferentes. Los españoles, con el mejor espíritu y los más sólidos valores olímpicos, vamos a superarlos todos, tal y como hemos hecho tantas veces en nuestra historia", destacó el Rey Felipe VI.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento