Bottas y Leclerc se saltaron el confinamiento de la Fórmula 1 y pasaron unos días en Mónaco

Valtteri Bottas y Charles Leclerc, tras el GP de Austria
Valtteri Bottas y Charles Leclerc, tras el GP de Austria
Mercedes AMG F1

Valtteri Bottas y Charles Leclerc, ganador y segundo en el GP de Austria, han recibido un toque de la organización de la Fórmula 1 por no respetar las medidas de seguridad sanitarias que han implementado.

El piloto de Mercedes y el de Ferrari pasaron unos días en Mónaco, donde tienen su residencia, antes de regresar de vuelta al Red Bull Ring, donde se disputa este fin de semana la segunda carrera consecutiva en el país alpino, pero bajo el nombre de GP de Estiria

Esta decisión contraviene la intención del campeonato de convertir la Fórmula 1 en una burbuja perfecta para evitar el contagio y transmisión del coronavirus. De hecho, que haya varios dobletes en el calendario (carreras que se van a disputar en el mismo circuito en dos semanas seguidas) es una decisión que se ha tomado precisamente para fomentar esa idea de 'burbuja' aislada

El confinamiento es una instrucción que se ha implementado en el Código Disciplinario de la Fórmula 1 para esta inusual temporada 2020 y todos los participantes la aceptaron.

Leclerc y Bottas fueron los únicos pilotos de la parrilla que salieron de Austria en estos días. Los demás corredores, ingenieros y hasta periodistas han estado totalmente aislados en sus hoteles, sin mantener contacto con nadie de fuera del paddock y bajo estricta vigilancia.

Leclerc, advertido; Bottas, no

Sin embargo, y aunque los dos pilotos cometieron la misma irregularidad, la Fórmula 1 sólo ha advertido a Charles Leclerc.

El motivo es que Valtteri Bottas ha demostrado que sólo ha mantenido contacto con personas que forman parte de esa 'burbuja', en este caso, su pareja y sus ingenieros de Mercedes. Viajó a Mónaco, sí, pero no tuvo contacto con nadie ajeno. "Pregunté si estaba permitido hacerlo y la respuesta fue que sí. No hay diferencia mientras esté con las mismas personas en la misma burbuja, ya sea aquí o en mi casa en Mónaco", explicó el finlandés.

No es el mismo caso que Leclerc, que sí mantuvo contacto con personas ajenas al paddock. Eso le obligó a someterse a pruebas extra, aparte de los test que les hace la propia Fórmula 1 a todos sus miembros, antes de regresar para el GP de Estiria.

"Me hicieron el test dos veces antes de volver, en dos días, y dieron negativo", se defendió Leclerc. No obstante, otros pilotos, como Romain Grosjean o el propio Lewis Hamilton, que también querían viajar (el francés vive muy cerca de Mónaco), mostraron su malestar por esta actitud de los otros rivales. Sobre todo porque en las redes sociales se vieron fotos de Leclerc con amigos sin mascarillas ni distancia física.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento