13 grandes rajadas de Bernie Ecclestone: elogios a Hitler, los beneficios de la muerte de Senna, las mujeres en la F1...

Bernie Ecclestone saluda a Vladimir Putin durante un GP de Rusia
Bernie Ecclestone saluda a Vladimir Putin durante un GP de Rusia
Sochi Autodrom

Bernard Charles Ecclestone (28 de octubre de 1930, Bungay, Reino Unido) es, posiblemente, una de las personalidades más controvertidas del mundo empresarial deportivo de los últimos 60 años. 

La actual Fórmula 1 no se puede entender sin él, pero tanto le ha dado a esta competición (especialmente desde el punto de vista comercial) que por el camino no se ha dejado títere con cabeza.

Sus polémicas opiniones van mucho más allá del racismo inherente que ha mostrado en sus últimas declaraciones, y que le han constado el cargo de presidente honorífico de la Fórmula 1 (cargo que a él ni le agradaba ni le daba nada más allá de acceso absoluto como cuando era el patrón). Nunca se mordió la lengua y, por eso, dejó algunas frases para la antología, aunque ninguna de ellas fuese especialmente elogiable:

"Hitler consiguió que se hiciesen las cosas"

El amor por las dictaduras de Bernie Ecclestone hizo que muchas veces elogiase regímenes tan abyectos como el nazi. Desde su punto de vista, Hitler no fue tan mal dictador. 

"Aunque decir esto pueda resultar terrible, al margen de que Hitler se dejase llevar en un determinado momento e hiciese cosas que no sé realmente si quería hacer o no, lo cierto es que estaba en posición de mandar a muchos y conseguir que se hicieran cosas. Al final se perdió, así que no fue un buen dictador porque o sabía lo que estaba sucediendo (a su alrededor) e insistió en ello o simplemente transigió... en cualquier caso, no se portó como un dictador", opinó.

"Trump es perfecto. Bueno para el mundo y bueno para Estados Unidos"

Mientras el mundo aún contenía el aliento por la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, Ecclestone se mostró muy satisfecho por el resultado. "Es flexible y está listo para hacer los cambios que necesitan los Estados Unidos y el mundo. El mundo está cambiando y hay gente que quiere cambiar con él. Con la otra candidata habría seguido la misma política que se había hecho hasta ahora", dijo sobre Hillary Clinton.

"La F1 se ha convertido en una democracia y yo estoy en contra de la democracia"

Cuando su poder empezó a disminuir en la Fórmula 1, Ecclestone mostró su querencia y amor hacia las ideas autocráticas de gobierno. Su imperio, nada desdeñable, manejaba miles de millones de euros, por lo que consideraba que era su mano de hierro lo que lo diferenciaba de otros deportes donde el debate tenía lugar. Su opinión contraria a la democracia la ha expresado muchas veces, la última por la crisis del coronavirus. "

Tiene que haber personas que tomen decisiones cuando sea importante; se pudo ver eso durante la crisis del coronavirus más que nunca. La democracia nunca funcionó en la Fórmula 1", insistió.

"La democracia nunca funcionó en la Fórmula 1"

"Putin debería gobernar Europa"

Entre las amistades de Bernie Ecclestone se encuentran personas del más alto nivel político, como Vladimir Putin. El presidente ruso y el magnate británico comparten una gran relación, de negocios y personal, lo que ha hecho que Ecclestone le elogie muchas veces. En 2014, cuando la F1 aterrizó en Rusia, dijo de él: "Putin está perdiendo el tiempo en Rusia. Él debería gobernar Europa por completo. Porque nadie más lo está haciendo. Deberíamos deshacernos de Bruselas y él simplemente estar al mando. No dice lo que va a hacer, él hace el trabajo".

"Deberíamos deshacernos de Bruselas y él simplemente estar al mando"

"Ninguna mujer es físicamente capaz de pilogar un F1 de forma rápida y no deberían tomarse en serio"

Aunque su carrera como piloto fue muy corta, en uno de los pocos GPs en los que participó Ecclestone coincidió con la pionera Maria Teresa de Filippis. Ni por eso respetó la posibilidad de ver correr a una mujer en su Fórmula 1, aunque muchas veces habló al respecto del interés comercial que tendría. "No conozco a ninguna mujer físicamente capaz de pilotar un coche de Fórmula 1 de forma rápida y no deberían tomarse en serio", dijo. 

"No veo ninguna utilidad a las redes sociales"

La Fórmula 1 se ha subido tarde al carro de las redes sociales, pero lo ha hecho de lleno. En los tiempos de Ecclestone, era impensable ver ya no un vídeo, sino una foto o un simple guiño en las redes sociales sobre su deporte. El argumento era simple: los jóvenes no tienen dinero y, por tanto, no son público objetivo. "No sé porqué la gente quiere llegar a las llamadas 'nuevas generaciones'. ¿Por qué quieren hacerlo? ¿Les van a vender algo? Muchos de estos chicos no tienen nada de dinero. Prefiero ir a por un señor mayor de 70 años que tiene mucho dinero", dijo unos años antes de que le apartaran.

"La muerte de Senna fue buena para la Fórmula 1"

Pocas muertes han impactado más en el deporte mundial que la de Ayrton Senna. Que fuese en directo fue, posiblemente, un factor determinante que marcó un antes y un después. Desde un punto de vista totalmente deshumanizado, fue positivo para el deporte, según Ecclestone. "Fue una infelicidad, pero la publicidad generada fue tanta... Fue buena para la Fórmula 1", admitió en 2009.

"No entiendo las bodas, yo no celebro"

Aunque se ha casado tres veces y divorciado dos, Ecclestone no ha celebrado bodas. Para él, es un mero trámite administrativo. Cuando su hija Tamara dedicó cuatro días a su celebración de boda, él estuvo cinco minutos con ella y se fue. “Mi trabajo era llevarla y estuve feliz de hacerlo. No quería pasar el rato ahí”, dijo. Ni siquiera su propia boda fue una fiesta: cuando se casó con su primera mujer lo hizo en una oficina del registro y tras firmar volvió al trabajo en taxi. Es por ello que no hay fotos.

"Los camareros son como las prostitutas: nunca hay una cerca cuando hace falta"

Los orígenes de Bernie Ecclestone no pudieron ser más humildes: vendedor de chatarra, primero, y de coches usados, después. Sin embargo, con el paso de los años y el engrosamiento de su cuenta corriente, se convirtió en una persona clasista y profundamente despreciativa con los empleados. 

"Cualquiera que no hable inglés es alguien con quien no merece la pena hablar"

El clasismo y racismo inherente en Bernie Ecclestone iban de la mano de su profundo orgullo de ser inglés. Aunque es una característica que comparte con muchos compatriotas, sobre todo de su generación, nunca se prestó a hablar o a hacerse entender en otro idioma que no fuera el de Shakespeare.

"No recuerdo haber sido amable nunca con un periodista"

Hacerle una pregunta a Bernie Ecclestone, bien en una rueda de prensa (daba muy pocas), bien en el paddock, suponía ser consciente de que iba a recibir una grosería. El magnate nunca vio a la prensa con respeto, y les consideraba unos invitados a los que podía usar para que dieran altavoz a la competición, pero poco más.

"Vettel no hace mucho por la Fórmula 1"

Uno de los pilotos con quien mejor se llevó Ecclestone, especialmente en la última época, fue con Sebastian Vettel. Aunque era habitual verles jugar a las damas y a las cartas, de él dijo que había sido un campeón del mundo nefasto porque no salía en los medios de comunicación ni en las revistas. En este sentido, elogió a Lewis Hamilton: "Es el mejor campeón que hemos tenido en mucho tiempo porque aparece en fiestas y se deja ver con la ‘jet set’". Irónico que ahora sea el hexacampeón quien alce la voz contra él.

"Mi reputación vale más que mi dinero"

Bernie Ecclestone aún posee una de las mayores fortunas del Reino Unido, aunque ya no es lo que fue en tiempos en los que se estima que llegó a tener más que la mismísima reina Isabel II. No obstante, siempre fue un hombre más apegado al honor que a los contratos: todos los acuerdos se cerraban con él con un apretón de manos. Eran sus abogados quienes firmaban negro sobre blanco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento