El Banco Nacional de Bahréin concede a McLaren un préstamo de 150 millones para paliar las consecuencias de la crisis

Carlos Sainz observa su McLaren durante la pretemporada de F1.
Carlos Sainz observa su McLaren durante la pretemporada de F1.
EFE

McLaren Group, la empresa matriz de la escudería y del fabricante de superdeportivos, es una de las compañías afectadas por el profundo agujero financiero que ha dejado la crisis sanitaria del coronavirus

Los problemas económicos a los que se enfrentan todos los equipos de Fórmula 1 son especialmente duros con los equipos privados, como es el caso de McLaren o Williams, este incluso a la venta forzado por la situación. Por eso, la escudería de Woking ha llamado a sus inversores para pedirles ayuda. En concreto, al Banco Nacional de Bahréin.

La entidad bahreiní ha prestado 150 millones de libras, algo más de la mitad de los 285 inicialmente solicitados por McLaren, por lo que tendrán que buscar ingresos extra o algún otro tipo de financiación en los próximos meses. El objetivo de la empresa es evitar un nuevo recorte de sueldos o de trabajos, ya que hace menos de un mes despidieron a 1.200 empleados de los 4.000 totales que tenían. De ellos, unos 70 formaban parte de la división de carreras, incluido el equipo de Fórmula 1.

Las relaciones de McLaren con el gobierno de Bahréin son más que cercanas, hasta el punto de que el fondo Mumtalakat es uno de los máximos accionistas del grupo. Khalid bin Abdullah Al Khalifa, viceprimer ministro para asuntos islámicos y presidente del Comité Olímpico Bahreiní, es el presidente de dicho fondo.

Las cuentas de McLaren salen, de momento. Los buenos resultados de 2019 han paliado en parte la debacle deportiva del ciclo anterior (y con ella, la económica) y aunque aún tienen margen de mejoría, necesitan mantener al menos este nivel de exigencia si no quieren ver peligrar sus cuentas para un 2021 que se antoja clave para sus aspiraciones al cambiar a motores Mercedes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento