Kyrgios recuerda una victoria sobre Nadal estando borracho: "No podía ni moverme"

Kyrgios, efusivo durante el partido contra Rafa Nadal.
Kyrgios, efusivo durante el partido contra Rafa Nadal.
EFE

Nick Kyrgios es, en muchos sentidos, un antideportista. Polémico, soberbio, maleducado... Y tampoco demasiado sano. Así lo ha confesado él mismo, en un directo en instagram con su buen amigo Elliot Loney, humorista de su país.

El tenista australiano ha confesado que más de una vez una noche de juerga se le ha ido de las manos, pese a estar en plena competición y vérselas al día siguiente con el mismísimo Rafa Nadal. Eso no significa que le haya lastrado su rendimiento.

De hecho, en un partido que ha recordado en concreto, ganó pese a estar bajo los efectos del alcohol. "Sabía que tenía que servir bien y jugar de manera muy agresiva si quería tener una oportunidad. Ni podía ni moverme, igual aún tenía resaca...", bromeó sobre el partido de cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnatti, que le ganó al balear. Aunque no citaron que fuese ese partido en concreto, no hay muchas más opciones por los datos que dan.

Loney, que estaba con el aquella noche, le recordó cómo incluso ni él mismo se lo creía. "Tú, yo y algunos de nuestros amigos, le dimos fuerte. Le diste duro. Luego recuerdo estar en la habitación del hotel, tenía una resaca en toda regla. Encendí la televisión y allí estabas enfrentándote a Nadal en la pista dura, no podía creerlo", se rió el cómico. 

"Simplemente salí y dije: ‘Mira, voy a jugar a lo grande. Realmente no puedo moverme, sé que apenas puedo moverme porque aún tengo resaca. Así que voy a tener que servir a lo grande y jugar con agresividad’. Y las estrellas se alinearon esa noche, así de simple, de verdad", confiesa Kyrgios, que fue 'de empalmada' desde Montreal, donde la noche antes había estado de fiesta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento