Totti, sobre Cassano: "Si un compañero fallaba, le decía: '¡Paquete, vete a trabajar a la farmacia!'"

Francesco Totti, excapitán de la Roma.
Francesco Totti, excapitán de la Roma.
Lino Escuris / Libero

Hablar de la Roma es hablar de Francesco Totti, posiblemente uno de los mejores futbolistas italianos de todos los tiempos y un ejemplo de 'One club man'. Sin embargo, si a él le preguntan sobre el jugador con más talento que ha visto en un terreno de juego, su respuesta será el ínclito Antonio Cassano.

Para Totti, Cassano fue un compañero a quien acogió en sus pechos casi como si un hermano pequeño se tratase, aunque realmente no fuera un compañero fácil de llevar. Incluso con él mismo.

"Era una persona muy cambiante, fácilmente influenciable. Discutimos, estuvimos meses sin hablarnos incluso", confiesa Totti en una entrevista para la revista 'Libero'. 

"Vino a Roma por mí, porque dijo que yo era su ídolo. Estaba la Juve, que lo quería, pero él eligió la Roma. Quería jugar conmigo, estaba enamorado de mi fútbol. No tuvo una infancia fácil, así que cuando llegó a Roma me lo llevé a casa con mis padres. Cassano es bueno, honesto, un tipo alegre, aunque a veces se metía en algún follón", rememora Totti, que pone de ejemplo de su indisciplina su etapa en el Real Madrid

Totti trató de encauzarle, "criarle" en lo personal porque en lo futbolístico ya iba sobrado. "Técnicamente no hacía falta. Él era sin duda uno de los mejores del mundo. Técnicamente el mejor, quizás. Diferente. Tenía una fuerza física también enorme. Me encontré de maravilla a su lado. Recuerdo que Capello jugaba sin puntas natos, nos ponía a los dos arriba, en continuo movimiento. Hacíamos tres o cuatro goles por partido. Ese campeonato lo perdimos desgraciadamente, pero la gente se enamoró de nuestra forma de jugar", recuerda.

En el vestuario era de trato complicado. Cassano no tenía paciencia con sus compañeros, y Totti recuerda que muchas veces se pasó de frenada. 

"Salvo a mí, Batistuta o Samuel, a los demás los masacraba. Zebina, Delvecchio, Tommasi... Cuando ellos fallaban un pase les decía: “Sei un pippone” (Eres un paquete). “Vete a trabajar a la farmacia”", afirma Totti. 

"Te hacía comprender qué personalidad tenía. Él era joven y se encaraba con gente de 30 años. Es cierto que se equivocaba, porque hay que respetar siempre… pero le conocíamos y ya sabíamos cómo era. Lo aceptábamos simplemente. A veces era incluso exagerado, porque no tenía límites, filtros, frenos. Cuando comenzaba no terminaba", admite el excapitán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento