Guerra total entre los jugadores del Rayo Vallecano y el presidente: se niegan a ir a entrenar hasta que les saque del ERTE

  • Ningún futbolista de la plantilla vallecana ha acudido este lunes a los entrenamientos grupales.
  • ​Llevan una semana negociando con Martín Presa y este se niega a levantar el ERTE.
Jugadores del Rayo Vallecano.
Jugadores del Rayo Vallecano.
LALIGA / EP

Todos los equipos de Primera y Segunda División podían volver este lunes a los entrenamientos grupales de hasta diez personas. Sin embargo, la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano ha estado más vacía incluso que la semana pasada.

El motivo es el plante de los futbolistas de la plantilla entrenada por Paco Jémez. Los jugadores se han negado a entrenarse, después de una semana de negociaciones con el presidente Raúl Martín Presa. El dirigente rayista se niega a sacarles del ERTE al que sometió a los futbolistas cuando se paralizó la competición y los jugadores entienden que esto es injusto. Al no haber acuerdo, este lunes se han quedado todos en su casa.

A la Ciudad Deportiva del Rayo sí han acudido los miembros del cuerpo técnico, encabezados por el propio Jémez, los médicos, fisioterapéutas y demás empleados no futbolistas. A ellos sí les han sacado del ERTE y cumplen con su horario de manera escrupulosa, por lo que cada día acuden desde las 7 de la mañana hasta las 14:00 o 14:30 del mediodía. 

Hasta la semana pasada había futbolistas en los campos de entrenamiento, separados de manera individual y haciendo los ejercicios que podían, pero este lunes no ha sido así. Los jugadores acudieron los días anteriores como gesto de buena voluntad que ahora, entienden, no existe.

Los miembros de la plantilla del Rayo argumentan que ellos no pueden cometer una ilegalidad. Si están bajo un ERTE, entienden que ir a entrenarse y no cobrar es regalar su tiempo o, peor, cometer fraude. Por eso se han plantado: o Martín Presa da su brazo a torcer y retira el expediente de regulación temporal de empleo o no irán a entrenarse.

Como apunta la abogada laboralista Silvia Gambarte en twitter a colación de esta misma noticia, ir a trabajar durante un ERTE de suspensión supone un fraude.

La situación es muy compleja para Jémez. El entrenador del Rayo, consciente y solidario con la situación, sólo puede enviar ejercicios a sus jugadores para que hagan algo en sus casas, similar a lo que hacía durante el estado de alarma total. Sin embargo, si este bloqueo se alarga en el tiempo, teme que estén en una clara desventaja al no poder prepararse en condiciones físicas adecuadas para el regreso de la competición.

En caso de que el presidente del Rayo no actúe, no descartan acudir a LaLiga para que Javier Tebas medie y obligue a Martín Presa a retirar el ERTE cuanto antes.

Martín Presa, desaparecido: "Me da igual que bajen a Segunda B o desparezcan"

Una de las mayores quejas de los futbolistas es que Martín Presa está desaparecido. Desde que comenzó la crisis sanitaria y se paralizó la competición han intentado mantener diversas reuniones con él, pero ni acude ni da señales de vida.

Los futbolistas piden negociar con el presidente, de entrada, las condiciones del ERTE. Hay algunos que están sometidos al expediente al 30%, otros al 70% y otros al 100%. Entre estos últimos que no cobran nada desde hace más de dos meses, hay algunos futbolistas que tenían sólo 1.500 euros de salario.

Los jugadores estaban dispuestos, especialmente los que más cobraban, a rebajarse sus sueldos para garantizar al menos que los trabajadores del club (utilleros, administración, etc.) mantuvieran sus ingresos. Todo está sobre la mesa para sentarse con Martín Presa... pero este no aparece.

Hay futbolistas que tenían un sueldo de 1.500 euros que aún se mantienen en ERTE... y Martín Presa no aparece

El club no le ha hecho ninguna propuesta formal. El único que tiene contacto con los jugadores es David Cobeño, exjugador rayista y actual director deportivo, que ejerce de intermediario entre los jugadores y la directiva, pero, en opinión de algunos futbolistas, enreda más que arregla.

El presidente Martín Presa está atravesando una situación personal complicada, dado que su padre ha muerto recientemente. Sin ser excusa para ello, ha tirado la toalla y en privado ha dicho frases como "me da lo mismo que el equipo baje a Segunda División B o que desaparezca".

Los contratos del 30 de junio

En medio de este caos, hay que añadir los asuntos contractuales. Hay tres jugadores de la actual plantilla que acaban su vinculación con el Rayo el 30 de junio: Trejo, Tito y Santamaría. Ninguno de los tres tiene noticias de los despachos del equipo, ni han renovado ni nada.

A ellos se unen cinco futbolistas cedidos: Villar, Milic, De Frutos, Luna y Saúl. No saben si han hablado con el club al que pertenecen, si tienen que volver, si se les amplía la cesión hasta que acabe la temporada...

Incluso el propio Paco Jémez está pendiente de hablar con Martín Presa, ya que su contrato también acaba en esa fecha, y este no da señales.

Para poner la guinda al pastel, queda por jugar el polémico partido suspendido contra el Albacete por los cánticos racistas contra Roman Zozulya. Si el Rayo gana, se colocarían a 3 puntos del ascenso por lo que es vital para ellos arreglar la situación.

Ante la imposibilidad de contactar por las vías normales con el máximo dirigente, han puesto en manos de un prestigioso bufete de abogados (que pagan de su bolsillo) el caso, con el fin de que se solucione por la vía judicial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento