Horia Colibasanu: "Esa misma gente que conduce como loca es la que piensa que el loco soy yo"

Horia Colibasanu
Horia Colibasanu
FB: Horia Colibasanu

Horia Colibasanu es un dentista rumano y de los alpinistas más reconocidos en el mundo. Entre sus grandes logros están las cimas del K2, del Annapurna, del Everest y de cinco ochomiles más, además del premio "Spirit of Mountaneering" por su labor en el rescate fallido del español Iñaki Ochoa de Olza.

El rumano fue uno de los protagonistas en el emocionante programa de Informe Robinson dedicado al alpinista pamplonés, que narra el intento de rescate 'in extremis' de Ochoa, finalmente fallido, en 2008. Colibasanu se jugó la vida permaneciendo varios días junto a él a casi de 8.000 metros de altura, sin oxígeno esperando al rescate.

En la actualidad, al igual que millones de personas alrededor del mundo, se encuentra confinado en su casa de Timisoara, en Rumanía, donde vive con su mujer e hijos. Con unas medidas menos estrictas que hasta ahora las españolas, intenta entrenarse para volver lo antes posible a conquistar el cielo del mundo.

En primer lugar, ¿cómo se encuentra?

Todo va bastante bien, intento entrenar un poco, trabajar un poco, pero es más complicado. Soy dentista y he tenido que cerrar la clínica, así que me intento apañar con otras cosas. Acabo de volver del Himalaya así que no estoy muy aburrido… hasta he estado en la montaña hace unas semanas. Pero sí ha sido un poco difícil, ya que al volver tuve que estar dos semanas en cuarentena totalmente aislado pero ha sido soportable.

¿Cuál es la situación en Rumanía?

En Rumanía también estamos en estado de alarma pero aquí se puede salir a hacer deporte o pasear. También confinados, pero no de manera tan estricta. Sobre todo desde la semana pasada, que han rebajado un poco las medidas.

Es imposible ir a la montaña pero está permitido hacer deporte cerca de casa, por supuesto sin el equipo y tienes que ir solo. Yo voy un poco en bicicleta alrededor de donde vivo porque tengo un bosque cerca de casa, donde puedo correr un poco también o entrenar en mi jardín. No mucho, pero es aceptable, comparado a estar en cuarentena quedándote en una habitación durante dos semanas.

¿Qué siente una persona que se dedica a explorar el mundo cuando no puede salir de su casa?

Durante el año tampoco hago tantas expediciones, solo un par de meses al año, y me dedico más a mi trabajo como dentista, así que en ese sentido estoy acostumbrado a quedarme en casa. No te voy a negar que echo de menos ir a la montaña y ojalá sea el 15 de mayo, que se supone que levantan aquí las restricciones.

"Es una buena lección de vida, hay que tener un poco más de balance"

¿Ha tenido momentos malos?

Fue un poco complicado los últimos días que estuve de cuarentena pero en el Himalaya estás acostumbrado a estar aislado. A veces te toca estar en la tienda de campaña dos meses, así que estoy, en cierto modo, acostumbrado. Es un ejercicio mental que se puede hacer. Además, tenemos libros, televisión e internet, por lo que no está tan mal.

¿A qué se dedicaba antes del confinamiento? ¿Tenía preparada alguna ascensión?

Empezamos una expedición en el Himalaya porque al principio la situación no estaba muy clara. Ya una vez ahí las autoridades nepalíes suspendieron los permisos y no dejaban ascender a ningún ochomil. Sí permitían ir a montañas de hasta 5.000 metros y pudimos hacer un buen ‘trek’ y después nos quedamos un poco más viendo qué pasaba y las cosas empeoraron y tuvimos que cancelar la expedición y volver a Europa.

¿Y tiene algo planeado para después?

El plan lo ajustamos de acuerdo al confinamiento. Dependiendo de las restricciones que se apliquen a los dentistas, que a veces es un poco más problemático, si abren las fronteras me gustaría ir a Pakistán para la temporada de verano, que llevo sin ir desde 2004 y me gustaría escalar un poco por ahí. Para otoño imagino que nada, porque tocará trabajar un poco.

¿De dónde surgió su vocación para ser alpinista?

Comenzó por poder pasear por la montaña, sentir la libertad, sin nada más que tu mochila y sin conexión con el mundo… Después empezó la pasión por el alpinismo y los grandes retos que para una persona normal parecen imposibles, como el escalar una montaña y llegar a la cima. Esto me hizo cambiar la forma de ver las cosas… al final, llegar a lo alto de una montaña se convirtió en una completa aventura. 

Por ejemplo, solo el hecho de viajar a Pakistán es un componente de estas aventuras y hace las cosas aún más interesantes. Fue una evolución en esta “actividad” por decirlo así, porque es más que un deporte. Primero era hacer senderismo alrededor de mi ciudad y al final llegas a conocer países y a gente increíble, es todo una experiencia en la vida.

Colibasanu, en la cima del Annapurna
Colibasanu, en la cima del Annapurna
FB: Horia Colibasanu

¿Qué le dice su familia la primera vez que les dice que va a arriesgar su vida escalando una montaña?

Al principio sí que fue un poco conflictivo, ellos no lo entendían muy bien y ahora ya imagino que se han acostumbrado a ello. Pero ya sabes, los hijos no siempre escuchan lo que les dicen los padres. Más tarde, cuando me casé, el alpinismo estaba ya en mi vida y la cuestión no era si iba a escalar alguna montaña sino cuándo iba a hacerlo. A cualquiera le recomendaría que sea alpinista antes de crear una familia, ahí ya todo cambia.

¿Le gustaría que alguno de sus hijos se dedicasen al alpinismo?

No, para nada. Espero que elijan otro deporte. Intento animarles a que hagan baile, natación y otras cosas que les gustan, aunque no se pueda controlar esto.

¿Qué le diría a los que critican a los alpinistas por arriesgar la vida sin pensar en los suyos?

Con mis compañeros, cuando vamos a una expedición y conduzco, siempre llego el último yo porque suelo conducir despacio. Una de las cosas que tengo claras es que no quiero morir en la carretera. En Rumanía la mortalidad en accidentes de coche es de las más altas de Europa y, en cierto modo, es peligroso conducir. Yo cuando veo a la gente conduciendo rápido pienso que son unos imprudentes. Y sé que esa misma gente que conduce como loca piensa que el loco soy yo. Es así, yo intento minimizar los peligros en mi vida para poder hacer lo que yo quiero. Creo que es peor morir en la carretera que en una montaña, pero es solo mi opinión.

Mis amigos siempre me dicen que vaya con cuidado porque en muchas expediciones no sabes si vas a poder volver con vida. De estos, muchos han muerto ya por distintas causas, otros han tenido accidentes haciendo otros deportes y se han roto una pierna o un brazo… a mí nunca me ha pasado nada. Por supuesto, hay que ir con cuidado, la montaña es peligrosa, pero hay que tener cuidado con todo en la vida. La gente cree que solo la montaña es peligrosa y no. Hasta ir a correr o pescar o en casa puedes tener accidentes. Para mí el ratio riesgo-recompensa merece la pena.

¿Cómo apareció Iñaki Ochoa en su vida?

Nos conocimos en 2004 en el campo base del K2 por casualidad, porque su compañero por aquel entonces, Alex Txikon, decidió ir por otra ruta, y el mío quiso volverse a casa, por lo que coincidimos de casualidad. Era la última opción para hacer cima y aunque estábamos ya con todo listo para volver a casa decidimos volver, escalamos juntos y fue una cosa muy importante para los dos. Era su cuarto intento y para mi era la oportunidad de mi vida ya que fue mi primer ochomil y estaba al límite de mi dinero. Fue una gran hazaña para los dos.

Horia Colibasanu e Iñaki Ochoa
Horia Colibasanu e Iñaki Ochoa
Captura de pantalla

¿Sabe que es un héroe para muchos españoles?

Sé que soy más famoso en España que en Rumanía. Cuando he ido al Himalaya, de cada tres rumanos a lo mejor uno me conoce. Pero si me encuentro con españoles, seguramente los tres me conozcan… aunque a veces "solo" son dos.

¿Cuál es su cima favorita?

Mi cima favorita es la que aún no he podido escalar pero sigo intentando. Es una cima en la que tu mente está ahí ya que tienes posibilidades de escalarla pero no lo has conseguido todavía. Por ahora tengo algunas rutas pendientes en los ochomiles en este sentido, con una en particular, Kanchenjunga. Me gustan porque están más en tu mente que en las memorias.

¿A qué se puede comparar la felicidad de hacer cima?

Yo creo que a que te toque la lotería, pero nunca me ha pasado… o que te elija la chica más guapa del bar, que tampoco me ha ocurrido.

Una persona que ha visto el mundo desde lo más alto, ¿qué es lo más bonito que ha visto en su vida?

El campo base una vez que vuelves después de hacer cima y ves que estas ahí, con vida.

¿Y lo más duro?

Cuando uno de tus compañeros tiene problemas, es lo peor. Porque si eres tú el que tiene problemas, de algún modo u otro intentas solucionarlo, pero cuando son ellos es más difícil porque a veces no puedes ayudarles.

Horia Colibasanu
Horia en una expedición en el Annapurna
FB: Horia Colibasanu

¿Cuáles son sus grandes retos a día de hoy?

Ahora mismo, mi dolor de rodilla, que estoy intentando superar o solucionar de alguna manera, que me está impidiendo entrenar al 100% y para subir al Himalaya tienes que haber tenido un buen entrenamiento durante todo el año.

¿Cómo se entrena y se entretiene estos días?

Tengo varias máquinas de ejercicio en casa: bicicleta estática, máquinas de remo, de escalada… pero me gusta más salir a correr o montar en bici. Si no también hago ejercicio con mis hijos, que tienen un programa especial de actividades, y ya que no pueden hacer natación, intentamos hacer un poco de deporte.

Está siendo un buen momento para algunos proyectos porque normalmente me cuesta sacar tiempo para ello. Pero estoy aprovechando para hacer algunas reparaciones en casa y eso… pero están siendo unas vacaciones para mi, no me estoy aburriendo.

¿Alguna afición que haya recuperado?

Normalmente, cuando no trabajo intento ir a la montaña a entrenar y tengo muy pocos momentos para el bricolaje, por ejemplo, y ahora es el momento para retomar algunos proyectos parados. Tampoco tenía tiempo para cuidar el césped de mi casa ni las plantas, ni era una prioridad para mi… ahora he empezado a ponerme con ello. Las expediciones me toman mucho tiempo de preparación y entre eso y el trabajo normalmente no tengo más de una hora libre al día, ni en los fines de semana.

"La cuestión no era si iba a escalar, sino cuándo iba a hacerlo"

Al final eso nos pasa a todos… dejamos estas cosas de lado "por la vida", y ahora que se ha parado estamos encontrando ese tiempo.

Así es. Es una buena lección de vida que estamos recibiendo para el futuro, el que hay que tener un poco más de balance y darle tiempo a esas cosas que no lo tenían antes.

¿Alguna serie o libro que recomiende?

He empezado a leer un poco más y ver alguna serie. Por ahora estoy viendo Mad Men, una serie de una agencia de publicidad en los 60, y estoy leyendo un libro de Stephen King, Mientras Escribo, que enseña un poco a cómo redactar, que me está viniendo bastante bien.

¿Qué será lo primero que haga cuando salgamos de esta?

Yo creo que ir a la montaña y hacer un viaje con la familia… y me gustaría volver a trabajar, que también es importante. Aunque lo primero la montaña y la familia.

Un mensaje para el mundo.

Que sean pacientes y esperen porque todo va a pasar. Mantened la calma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento