Roberto Bautista relata el drama familiar que vivió con sus padres

  • Las circunstancias de las muertes de sus padres le obligaron a ser más fuerte para intentar seguir jugando.
  • ​Va a ser padre por primera vez en unos meses, anunció unos días atrás.
Roberto Bautista regresa al equipo de Copa Davis.
Roberto Bautista, durante la Copa Davis.
EFE

Roberto Bautista ha vivido un contraste absoluto en su vida profesional y su vida familiar. Mientras su tenis crecía y le iba convirtiendo progresivamente en uno de los mejores españoles en el ránking ATP, perdía a sus padres de manera totalmente inesperada y justo en momentos clave.

Ahora que está en un momento relativamente dulce en ambos sentidos (va a tener a su primer hijo, anunció unos días atrás), ha contado qué supuso para él y cómo sobrellevó los problemas de salud de su padre, primero, y luego lo que derivó de ello.

"Mi madre falleció en 2018. Estaba en el club en el que solía entrenar cuando recibí una llamada después del entrenamiento. Descubrí que mi madre se fue a dormir y ya no se despertó. Fue 100% inesperado. Era muy joven, solo tenía 52 años, pero soportaba mucho estrés al cuidar a mi padre", relata en 'Behind The Racquet', una web en la que el tenista Noah Rubin ayuda a compañeros de profesión a desahogarse con temas más personales.

Los padres de Bautista se dedicaban a cuidar los caballos que tenía la familia, pero un accidente mientras hacía esta labor, dejó a Ximo, el padre, tetrapléjico en silla de ruedas. Obviamente, la situación familiar cambió radicalmente.

"Pasó días antes de los Juegos Olímpicos de Río, que casi decidí evitar pero terminé yendo", cuenta. El drama no acabó ahí.

"Necesitaba una máquina de respiración artificial ya que no podía hacerlo por sí mismo. Teníamos dos personas, más mi madre, que cuidaban a mi padre las 24 horas del día", recuerda. Cuando su madre murió dos años después, él y su novia (ahora mujer) Ana, se volcaron con su padre.

"Fue extremadamente difícil. Sabía que durante este tiempo no podía dejar de jugar. Tenía que ayudar a mi padre. Al principio no sabíamos cuánto costarían los tratamientos o todas sus operaciones. Tuve que seguir trabajando. Sé que además del dinero es lo que mi padre quería para mí. Mis padres querían que hiciera mis sueños realidad sin importar la situación", relata Bautista.

De aquel tiempo, el más difícil de su vida, sacó fuerzas de donde no parecía tenerlas. Entonces llegó la Copa Davis de Madrid, y en plena competición, su padre murió.

"Llegué a sus últimos minutos y jugué un partido 24 horas después. Era lo que mi padre quería para mí. Su fallecimiento fue un poco inesperado, pero mi familia sabía que podría suceder cualquier día. Aunque sabía esto, una vez que tu padre fallece, te enfrentas a eso. Te enfrentas a la pérdida de otro padre y no hay palabras. Estos momentos difíciles me hicieron más fuerte", asegura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento