Griezmann y Ter Stegen salvan la papeleta al Barça en Nápoles

  • Una convulsa segunda parte deja la eliminatoria abierta para la vuelta.
  • Messi debutó en el "templo de Maradona" sin conseguir ver puerta.
Un momento del partido entre el Nápoles y el Barça.
Un momento del partido entre el Nápoles y el Barça.
EFE

Un gol de Griezmann y las paradas de Ter Stegen salvaron a un gris Barça en su visita al Nápolesen un partido en el que lo mejor para los azulgrana fue el resultado, un empate a uno que acerca el billete para los cuartos de final de la Champions.

Apostó Setiénpor sacar cuatro centrocampistas y la jugada no le salió demasiado bien, con una primera parte para el olvido. El Barcelona dominó la posesión de balón, pero de manera infructuosa, dando pases constantes que no atravesaban ninguna línea y que, como consecuencia, no generaron ni una sola ocasión de gol. Casi 500 pases dio el conjunto azulgrana en esos 45 minutos para no disparar a puerta ni una sola vez. 

Se sentía cómodo el Nápoles atrás, agazapado, esperando su ocasión. Y esta llegó a la media hora de juego, cuando los transalpinos aprovecharon la endeblez defensiva del Barça. Zielinski le ganó la partida a Junior, le cedió a Mertens y el belga se sacó un disparo casi a la escuadra para abrir el marcador.

Pudo marcar el segundo Manolas, ese central griego de infausto recuerdo para el Barça, pero su remate casi en el área pequeña se perdió pegado al palo por muy poco, mientras que la mejor ocasión culé fue un centro-chut de Arturo Vidal en el minuto 44 que se envenenó y casi sorprende a Ospina.

El panorama no cambió tras el descanso y Setién metió en el campo a Arthur por un desacertado Rakitic. Apenas un minuto después, en una jugada aislada llegó el empate. Busquets encontró una grieta en el muro napolitano y Semedo lo aprovechó para ganar la espalda a la defensa y ponérsela a Griezmann, que fusiló la meta italiana.

El Nápoles no solo no se vino abajo sino que, todo lo contrario, acarició el segundo gol en dos ocasiones. Sin embargo, la figura de Ter Stegen se agigantó para salvar, una vez más, a su equipo. Primero salió veloz para tapar el hueco a Insigne, que se había hecho una gran jugada individual. Y después le sacó un mano a mano a José Callejón cuando el español lo tenía todo a favor para hacer el segundo.

Pasado el ímpetu local, el Barça se hizo de nuevo con el control del partido, pero sin acierto. Messi lo intentó sin descanso pero su magia, en la tierra de Maradona, nunca apareció, perdido entre intentos individuales ante la escasa ayuda de sus compañeros.

A dos minutos del final, Vidal fue expulsado, por lo que no estará en la vuelta, como Busquets, que cumplirá ciclo de amarillas. Y encima Piqué se lesionó en un tobillo en el descuento, por lo que su presencia en el Clásico peligra. Malas noticias finales en un mal partido que al menos tuvo un resultado positivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento