Los arbitrajes y el VAR, de nuevo en el punto de mira

  • Muchas polémicas en la pasada jornada, en la que hubo algunos errores muy claros de los colegiados y el VAR.
  • El Betis-Barça dejó numerosas jugadas controvertidas y una actuación arbitral muy polémica.
  • Una jugada de ramos dejó un gran debate sobre si debió ser expulsado. El VAR sigue sin convencer. 
El árbitro Sánchez Martínez y Rubi en el Betis - Barça.
El árbitro Sánchez Martínez y Rubi en el Betis - Barça.
EFE

Ha pasado más de un año y medio desde que el VAR se empezase a aplicar en la Liga española y una cosa ha quedado clara: las polémicas arbitrales no han ido a menos. De hecho, la sensación es que aumenta el sentimiento de injusticia, pues entrenadores, directivos, jugadores y aficionados no entienden cómo puede haber tantos fallos cuando se está usando la tecnología.

Esta jornada ha sido una de las más polémicas que se recuerdan, con muchos equipos protestando por acciones que les afectan directa o indirectamente. La eterna guerra Real Madrid - Barça hace que unos acusen a los otros, y viceversa, de ser beneficiados por los arbitrajes. Por el camino, el Betis se siente perjudicado por las decisiones del colegiado Sánchez Martínez en su partido ante los culés y consideran que llueve sobre mojado, pues son muchas ya las ocasiones en las que se consideran agraviados. El Atlético ganó, pero tampoco comprende cómo no se señaló un claro codazo a Correa.

La entrada de Sergio Ramos

El camero es fuente inagotable de polémicas. En el partido ante Osasuna, en una dura entrada suya a Rubén García, rebañó el balón pero después le dio con los tacos en la pierna al jugador valenciano. El colegiado señaló la falta pero no consideró que mereciera la amonestación, mientras que el VAR no le llamó para corregir la decisión (solo debía hacerlo en el caso de que considerara que era una tarjeta roja clara).

La jugada divide a aficionados, prensa y exárbitros. Unos consideran que era expulsión por ir con los tacos por delante y contactar con la pierna del futbolista de Osasuna, otros que Sergio Ramos primero rebañó el balón y que el contacto fue posterior e involuntario, por lo que como máximo merecería una amarilla.

El Madrid, por su parte, también reclama que una dura entrada de Nacho Vidal a Fede Valverde pudo ser expulsión y un posible penalti no señalado sobre Luka Modric.

Sergi Roberto no fue expulsado

"En el minuto 38, el Barça tenía que haberse quedado con 10, no hay discusión", se quejó Rubi tras el partido del Villamarín. El técnico del Betis se refería a una jugada en la que Sergi Roberto le hizo una dura falta a Aleñá que pareció merecedora de cartulina amarilla. El polivalente jugador del Barcelona ya había sido amonestado previamente, por lo que otra tarjeta hubiera significado su expulsión.

Faltas no señaladas 

Tanto Barça como Betis reclaman varias faltas previas a algunos de los goles que se vieron en el Villamarín. Antes del primer gol verdiblanco, Messi fue derribado por Bartra en una acción que pareció clara. Eso sí, no fue en la misma acción que supuso el gol.

Por su parte, los béticos reclaman dos faltas de Lenglet justo antes del segundo y el tercer tanto. En el primero, por un posible empujón a Bartra. En el segundo, por apoyarse en Guido Rodríguez para rematar. Jugadas, eso sí, muy interpretables, de las que en teoría no interviene el VAR.

La roja a Fekir

Una dura entrada de Nabil Fekir fue sancionada con tarjeta amarilla por Sánchez Martínez. El jugador galo protestó airadamente, pero mientras se alejaba de la jugada. El trencilla, sin embargo, optó por seguirle hasta que le enseñó la segunda amonestación y, por consiguiente, la roja. La actitud del colegiado fue muy criticada por no tener mano izquierda y perseguir al futbolista en lugar de dejar que se alejara, como estaba haciendo, de la figura arbitral.

El penalti a Messi

Pena máxima clarísima y que nadie comprende cómo no se señaló. Leo Messi se quedaba solo ante el portero del Betis y Marc Bartra le agarró en repetidas ocasiones para evitar que avanzara. Finalmente, el argentino tuvo que ceder al ser detenido y el central se llevó el balón. Sorprendentemente, Sánchez Martínez no señaló la acción. ¿Fue porque era ya el minuto 93 del partido y no quería más complicaciones? Sea como fuere, un error claro que no tiene justificación y que puso el colofón a una actuación para el olvido del árbitro murciano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento