El Barça remonta con autoridad a un Betis que fue de más a menos

El Barça celebra uno de sus goles ante el Betis.
El Barça celebra uno de sus goles ante el Betis.
EFE

El Barça logró la victoria en el campo del Betis de la manera menos esperada, a balón parado. Dos goles de esa manera remontaron el partido para los culés, que llegaron a ir perdiendo hasta en dos ocasiones, y mantienen así la distancia con el líder de la Liga, elReal Madrid. Los verdiblancos fueron mejores en muchos momentos pero sus errores atrás hicieron que Quique Setién se llevara la victoria en su regreso al Benito Villamarín.

Empezó frenético el choque y una grandísima jugada individual de Fekir acabó en un chut que dio en la mano de Lenglet. Penalti claro señalado a instancia del VAR que Canales no perdonó y transformó en el primer tanto.

Sin embargo, la euforia verdiblanca apenas duró tres minutos, lo que tardó Messi en sacarse un maravilloso pase a la espalda de la zaga local para que De Jong, llegando por sorpresa, empaló a la red.

El intercambio de golpes favoreció al Barça, asentado en el campo delBetis y aprentando en busca del segundo. Casi lo encuentra Messi tras un gran pase de Griezmann, pero Joel estuvo rápido para taparle el hueco. Y cuando mejor estaban los culés, una pérdida de Vidal provocó un contragolpe que Fekir culminó con un zarpazo con la zurda imparable para Ter Stegen.

El dominio pasó a ser de los sevillanos, el gol dejó tocado a los azulgranas, pero el tercer tanto no llegó y en el descuento de la primera parte llegó el empate. Balón al área en una falta que Busquets remató a la red ante las protestas béticas, que pidieron falta de Lenglet sobre Marc Bartra.

Quique Setién, que regresaba al que fuera su estadio durante dos años, movió el banquillo y metió a Arthur y Jordi Alba, que había sido sorprendentemente suplente. El mando volvió a ser de los visitantes, y Leo Messi fue el que más intentó, pero sin suerte. Primero fue con un disparo con la izquierda, después con la derecha, pero en ambos se lució Joel Robles para evitar el gol de los azulgrana, ayer vestidos de amarillo.

El gol parado volvió a llegar para salvar de nuevo al Barça. Lenglet le ganó el salto a Joaquín y su remate, imperial, se coló en el segundo palo.

El choque se calentó y Fekir fue expulsado de la manera más tonta. Una dura entrada le costó la amarilla, sus protestas la segunda a continuación ante la intransigencia de Sánchez Martínez. Sin embargo, la superioridad numérica solo duró tres minutos, pues Lenglet también vio la segunda amonestación por una falta a destiempo a Joaquín.

Con más de diez minutos por delante, el Betis buscó el tanto, pero ya sin ideas y sin Fekir, sin duda su mejor jugador este domingo. El Barça salvó una difícil papeleta y se mantiene en la pelea por la Liga.

 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento