El Madrid suda pero acaba goleando a Osasuna

El Real Madrid celebra un gol ante Osasuna.
El Real Madrid celebra un gol ante Osasuna.
EFE

El Real Madrid tuvo que trabajar duro para lograr llevarse la victoria de El Sadar (1-4), pese a lo que sugiere el resultado, en un partido al que Osasuna salió a morder y a incomodar a un conjunto blanco que en los primeros 15 minutos se vio asediado.

De ese arreón inicial llegó el gol de Unai García que colocaba por delante a los de Arrasate en el minuto 14. Los de Zidane reaccionaron con timidez al tanto, como desperezándose poco a poco y retrasando la alarma para levantarse en un madrugón. Con un Isco estelar, el Madrid fue encontrando por el centro los huecos, ayudado el malagueño por un Mendy que ya parece llevar años vestido de blanco y un Modric que pocas veces falla.

Así, Isco logró el empate a la media hora de partido. Aprovechó el malagueño, que regresaba a la titularidad, un rechace de Sergio que había atajado como pudo el remate de Bale. Cinco minutos después, con empate y cerca del descanso, Ramos volvió a ser Ramos y, de cabeza, puso a su equipo por delante.

La segunda parte se convirtió en un partido de ida y vuelta con un Osasuna nada dispuesto a renunciar a la victoria y provocando sustos continuos al equipo blanco, con Casemiro al quite salvando incluso un tanto cantado bajo palos.

En el apartado de quejas y reclamaciones, Osasuna pidió la expulsión de Ramos por una dura entrada a Rubén García y los de Zidane protestaron por un penalti a Modric que el colegiado tampoco consideró. 

El Real Madrid continuaba con su papel, reponiéndose a los sustos y sin dejar de buscar el gol de la tranquilidad que, finalmente llegó. Volvió a sacar Zidane a Lucas Vázquez en el 70, quitando del verde a un Bale que, tras una semana polémica, volvió al once sin pena ni gloria. Fue el de Curtis el artífice del tercero, aprovechando un regalo de Benzema frente al meta rojillo. Ya en los últimos compases y con el partido muerto, Luka Jovic, por fin, volvió a marcar, poniendo la guinda a un partido en el que el Madrid trabajó a conciencia.

Tras la caída en Copa, el Madrid demostró que sabe sufrir y pelear las victorias por hostiles que se presenten. Osasuna dio la cara, pero se encontró con un Madrid que quiere seguir siendo el líder.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento