Remontada del Granada en la primera derrota de Abelardo en el Espanyol

Granada CF
El Granada celebra uno de sus goles al Espanyol
EFE

El Granada CF dio un nuevo paso hacia la salvación al vencer en el Estadio Nuevo Los Cármenes por 2-1 al RCD Espanyol, que sufre su primera derrota desde que llegó Abelardo Fernández a su banquillo y continuará una jornada más como colista de la clasificación.

El Granada comenzó el partido mejor, con posesión de balón y relativa facilidad para llegar hasta el área rival ante un Espanyol al que apenas le duraba el esférico en su poder. Carlos Fernández pudo adelantar a los locales en los primeros minutos y, poco después, Machís puso a prueba en una falta directa a Diego López. El Espanyol marcó el 0-1 la primera vez que llegó al área rival (m.24), al transformar en gol Raúl de Tomás un penalti cometido sobre él mismo por el portugués Domingos Duarte, pena máxima que fue muy protestado por los locales.

En los siguientes minutos, con los andaluces perdidos en protestas arbitrales, los periquitos pudieron casi sentenciar el choque, pero Sergi Darder perdonó a puerta vacía tras gran jugada y pase del argentino Jonathan Calleri y, casi a renglón seguido, el portugués Rui Silva apareció ante el potente chut de Raúl de Tomas.

Estaba el Granada contra las cuerdas cuando llegó el empate (m.38) por mediación de Machís, que superó por abajo en el mano a mano a Diego López tras un sensacional pase de Carlos Fernández. De ahí al descanso regresó el dominio de los rojiblancos, con intentos mal ejecutados del venezolano Yangel Herrera, de Víctor Díaz y de Antonio Puertas.

Quince segundos tardó el Granada en el segundo tiempo en marcar el 2-1, firmado por Carlos Fernández en una sensacional jugada en el área después de que Machís le robara la cartera al brasileño Naldo Gomes.

Machís, en estado de gracia, volvió a rozar de nuevo el gol dos veces más poco después del 2-1, justo antes de que el Espanyol pasara a hacerse dueño casi del todo del balón. Tuvieron el empate un activo Raúl de Tomás, mas su cabezazo se fue el poste, y Calleri con un remate de pecho que no encontró portería.

Con el Espanyol volcado hasta el final y los locales aguantando como podían, Rui Silva salvó a los suyos al parar con seguridad un tiro lejano de Adrián Embarba, mientras que el argentino Matías Vargas mandó su chut fuera pese a estar en buena posición para marcar.

 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento