Engañosa victoria del Real Madrid ante un Unionistas que le puso la emoción

Benzema, en una acción del partido de la Copa del Rey.
Benzema, en una acción del partido de la Copa del Rey.
EFE

El Real Madrid selló su billete para los octavos con un sufrido triunfo (1-3) ante un Unionistas que nunca le perdió la cara al partido y que le puso las cosas muy difíciles a los blancos en todo momento.

Zidane no especuló con su alineación y salió con muchos de los titulares (Benzema, Casemiro, Valverde, Carvajal, Bale) para evitar sustos. Pero ni con esas ni con el tempranero tanto del galés, que rompió una sequía goleadora de más de tres meses, pudo tener un encuentro plácido.

Pese al gol de Bale, Unionistas no se rindió y amenazó la meta de Areola en todo momento, especialmente con un duro chut de Góngora. También las tuvo y claras el Madrid, especialmente en una vaselina de James que dio en el larguero.

Tras el descanso llegó la enésima lesión de Bale, quinta de la temporada, y James pudo sentenciar, pero con todo a favor no chutó bien y el portero local evitó el tanto. Y la respuesta salmantina llegó en una gran jugada de Álvaro Romero, que aprovechó un error de Militao para avanzar a la meta madridista y batir a Areola.

El Madrid se volcó sobre la portería de Unionistas y una gran jugada de Marcelo por la izquierda la remató de manera extraña entre Brahim y un defensa salmantino para poner el 1-2.

Pudieron sentenciar Vinícius y Jovic, pero no tuvieron suerte, y en el descuento el que cerró la clasificación fue Brahim en una gran jugada personal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento