Muere Paulo Gonçalves en un grave accidente en el Dakar

Paulo Gonçalves, durante el rally Dakar 2020.
Paulo Gonçalves, durante el rally Dakar 2020.
A.S.O./DPPI/E.Vargiolu

La séptima etapa del rally Dakar 2020 se ha teñido de tragedia por el accidente mortal del piloto portugués Paulo Gonçalves. El luso sufrió una caída en el kilómetro 276 de la especial entre Riyadh y Wadi Al Dawasir, cuyas heridas le supusieron la muerte.

Este es el comunicado de la organización:

"Paulo Gonçalves ha sufrido una caída esta mañana en el km 276 del tramo cronometrado. La voz de alarma se dio a las 10.08 y el helicóptero médico enviado por los organizadores se posó a las 10.16 junto al piloto, que yacía inconsciente con parada respiratoria. Tras un intento de reanimación en el lugar del accidente, el piloto ha sido transportado en helicóptero al hospital de LAYLA donde se ha confirmado la noticia fatal de su fallecimiento.

A sus 40 años de edad, Paulo Gonçalves disputaba su decimotercer Dakar. Desde su primer contacto con el rally en 2006, había terminado en cuatro ocasiones entre los diez primeros y llegó a obtener un magnífico 2º puesto por detrás de Coma en 2015. Campeón consagrado del mundial off-road en 2013, ocupaba la 46ª posición de la general de la edición de 2020 al término de la 6ª etapa.

Las más sinceras condolencias de toda la caravana del Dakar para los familiares y seres queridos del piloto portugués".

Gonçalves era uno de los pilotos más queridos de la carvana. Además de sus grandes resultados deportivos, su carisma le había convertido en uno de los corredores con más fama.

El luso es el último de una larga lista de muertos en la historia del Dakar desde 1979, que ya forman 64 fallecidos, de los cuales 29 han sido competidores y de ellos, 21 en motos. El primero fue Patrick Dodin, en la primera edición del raid, y el último había sido Michal Hernik, en 2015, también de dos ruedas. El mayor periodo sin muertes había sido entre 1998 y 2001, que este año se iba a intentar igualar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento