El jeque Al-Thani pone al Málaga al borde del abismo

Al-Thani
Al-Thani, jeque del Málaga
EFE

El Málaga CF está viviendo una de las peores épocas en la historia del club, con graves problemas económicos y deportivos que la dirección del equipo parece no poder solventar. En el foco del huracán, su dueño, el jeque catarí Abdullah bin Nasser Al-Thani, que observa inoperante cómo el club cae en picado.

El jeque Abdullah Al Thani, presidente del Málaga CF.

Abdullah bin Nasser Al-Thani

  • 29 de septiembre de 1969, Doha, Catar
   Dueño del Málaga desde 2010

La travesía del jeque en el Málaga comenzaba en 2010 cuando adquiría el club que marcaba la salvación en LaLiga. En la primera temporada tras su inyección económica, el club terminaba en media tabla para una temporada después, alcanzar la histórica 4ª plaza que les valió para jugar la Champions en la 12/13.

Fichajes de renombre como Cazorla, Isco, Van Nistelrooy, Joaquín o Baptista llenaban de ilusión y magia las gradas de La Rosaleda. Sin embargo, con el paso de los años, se demostró la inviabilidad del proyecto y comenzaron los problemas económicos, que han desembocado en la situación actual.

Ruina económica

Precisamente, en esa temporada 12/13 empezaban a tambalearse el sistema económico del club cuando los boquerones terminaron en 6ª posición en LaLiga, consiguiendo así el billete a la siguiente edición de la Europa League. Sin embargo, fue excluido de la competición por impagos. Y es que esas mismas estrellas que llevaron al Málaga a los cuartos de final de Champions dejaron de cobrar y se fueron marchando de la entidad para poder hacer frente a la deuda, descabezando así el proyecto deportivo.

Ante esta crisis y una deuda de más de 100 millones de euros, Al-Thani pactaba con la cadena hotelera Blue Bay, que, tras asumir los gastos urgentes, fue excluída unilateralmente por parte del jeque e involucrando al club en otro conflicto jurídico-financiero. El propio Ramón Calderón, ex presidente del Real Madrid, se ha involucrado como asesor e intermediante entre los dos accionistas, Blue Bay y Al-Thani, para que lleguen a un acuerdo sobre la estabilidad del club y así evitar su desaparición.

Asímismo, esta temporada se destapó otra crisis económica en el club, tras el fichaje y venta 'express' de Okazaki. Tras el descenso a segunda división, LaLiga solicitó al Málaga una reducción de la estructura y gastos externos del club, debido a la bajada de ingresos que conlleva el descenso, a lo que el jefe hizo caso omiso. Por eso mismo, terminó siendo penalizado sin poder inscribir jugadores y resquebrajando el proyecto deportivo del club.

Víctor Sánchez del Amo, más allá del polémico vídeo

Así empezaban las desavenencias con Víctor Sánchez del Amo, que denunció en su primera rueda de prensa de 2020 que el jeque les "había ido engañando desde el primer minuto", con respecto a la llegada de jugadores de refuerzo y habiéndo pedido la salida de varios jugadores. La tensión era palpable y el entrenador manifestaba la incertidumbre que vivía la sección deportiva del Málaga, también con el despido de José Luis Pérez Caminero.

“Nos ha ido engañando desde el primer minuto. Desde el principio nos ha dicho una cosa y después no ha cumplido ninguna"

La respuesta del jeque llegaría por partida doble tras la filtración del vídeo sexual del técnico malaguista, primero anunciando su suspensión y más tarde con un enigmático mensaje en su cuenta particular de Twitter.

Crisis deportiva

Con todo este panorama tan volátil en la directiva, es muy difícil que el club rinda en condiciones. Después de su descenso en 2018, se quedó a las puertas de volver a primera en la 18/19, siendo eliminado en los playoffs de ascenso. Sin embargo, esta temporada el equipo se ha desplomado y ocupa la 16ª plaza, a tan solo un punto de los puestos de descenso. Con Sánchez del Amo suspendido, habrá que ver cómo responde ahora el equipo.

Enfrentamiento con jugadores y afición

Por si el jeque no tenía suficientes 'enemigos' en la Costa del Sol, los propios jugadores de la plantilla se han posicionado a favor de su técnico en la polémica que ha suscitado la suspensión. A través de un comunicado de estos mismos, anunciaban que "transmiten su total apoyo a su entrenador y su familia".

También varios aficionados malaguistas han querido mostrar su afecto hacia el técnico con manifestaciones a las puertas de La Rosaleda, así como numerosos mensajes de cariño en las redes sociales, sin entender la decisión de Al-Thani de suspenderle.

Además, desde hace ya varios meses son habituales las quejas y manifestaciones en contra del catarí, al que se le ruega que deje el club. Una afición que se siente humillada por los constantes vaivenes de su propietario que parece más desentendido que otra cosa a día de hoy. Los gritos de "Al-Thani, vete ya" o "fuera de Málaga" son cada vez más comunes en La Rosaleda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento