Los Clippers ganan el derbi de Los Ángeles a los Lakers al grito de "¡Esta es mi puta ciudad!"

  • El tapón de Beverley a LeBron James, imagen de la victoria 106-111 para los Clippers
LeBron James intenta lanzar a canasta ante Paul George.
LeBron James intenta lanzar a canasta ante Paul George.
EFE

Los Angeles Clippers se llevaron el derbi de la ciudad ante los Lakers por 106-111 y demostraron una vez más que son uno de los grandes candidatos de la temporada. 

En un Staples Center abarrotado por Navidad, los 25 puntos de Kyle Kuzma, los 24 de Anthony Davis o los 23 de LeBron James no fueron suficientes ante el empuje de Kawhi Leonard, que lideró la remontada de su equipo en una segunda mitad memorable con 35 puntos y 12 rebotes al final del encuentro.

Con un Paul George también en estado de gracia, si hay una imagen que resume el partido fue el tapón que le puso Pat Beverley a LeBron al final del encuentro. 'King' James encaró canasta desde la línea de triple, pero se topó con la mano del base. El balón se fue para atrás mientras el exMVP se trastabillaba ante el 'pincho' que había sufrido.

Beverley lo celebró con un grito a la grada, en una demostración de ese otro baloncesto, el del 'trash-talking' ('lenguaje sucio') que tantas veces ha supuesto la diferencia entre la victoria y la derrota desde el punto de vista psicológico. Golpeándose el pecho, gritó: "¡Esta es mi puta ciudad!".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento