El Barça despeja las dudas del Clásico con una victoria cómoda ante el Alavés

Griezmann marca gol en el Barcelona - Alavés.
Griezmann marca gol en el Barcelona - Alavés.
EFE

El FC Barcelona cerrará el año como líder de Primera División tras imponerse al Alavés tres días después del empate en el Clásico con un cómodo 4-1. 

Las malas sensaciones que dejó el club azulgrana ante el eterno rival se despejaron, al menos en el marcador, frente a los de Garitano, que pagaron los platos rotos y siguen en crisis tras la derrota en Copa con el Real Jaén. A los 10 minutos ya avisó el capitán, líder y amuleto del Barça, Leo Messi, de sus intenciones. El gol se lo anularon por fura de juego.

No fue él, sino Antoine Griezmann, quien abrió el marcador al momento. Una gran jugada de Luis Suárez habilitó al francés, que batió a Pacheco con solvencia. Al borde del descanso, Arturo Vidal encarriló el partido con un gol cruzado que culminó una gran jugada trenzada entre Suárez y Messi.

Con 2-0 parecía que no se iba a escapar la victoria blaugrana, pero el Alavés respondió a los 10 minutos de la segunda mitad. Un desajuste defensivo en el centro del campo propició que Pere Pons llegase sólo al centro del área para cabecear sin paliativos el 2-1 y dar esperanzas a los alavesistas.

Poco les duró la alegría, lo que tardó Messi en poner tranquilidad en la grada del Camp Nou, mucho más tranquila que el miércoles, con un zapatazo desde el pico del área tras fintar a varios defensas. Pacheco sólo pudo mirar.

Con el VAR como apoyo, Melero López pitó penalti en el minuto 75 después de que Martin tocase el balón mientras pugnaba con Suárez. El charrúa fue el encargado de marcar el 4-1 definitivo, si bien la presión culé no se cerró hasta el final.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento