Las 10 diferencias de este Barça con el del Sextete en su décimo aniversario

Los jugadores del FC Barcelona levantan a su entrenador Josep Guardiola tras vencer al Manchester United en el juego final de la Liga de Campeones de Europa que les enfrentó el 27 de mayo de 2009, en el estadio Olímpico de Roma (Italia). Barcelona venció dos a cero al Manchester y se coronó campeón de Europa por tercera vez.
Los jugadores del FC Barcelona manteando a Guardiola
Matteo Bazzi / EFE

El FC Barcelona ha vivido la década más ilustre de su historia en cuanto a juego, jugadores y trofeos, pero hoy en día parece que ese equipo que enamoraba al mundo está bastante lejos de lo que es ahora. Pese a seguir con la filosofía de aspirar a todo cada temporada, mucho ha cambiado desde entonces.

Cambio de estilo

Probablemente sea el aspecto que más preocupa a la afición del Camp Nou. El Barça ha vivido una transición en el estilo desde la posesión total de Guardiola, pasando por un Luis Enrique que impuso variables más directas que incluso mejoraba la filosofía de Pep, hasta llegar a Valverde, que en muchos partidos renuncia a la pelota para intentar un fútbol más directo y al contraataque. Con el txingurri este Barça ha dejado de dominar los partidos y parece más vulnerable que nunca cuando no tiene el balón.

Más alternativas

Sin embargo, Valverde ha dotado al Barcelona de algo que no tenía con Guardiola, alternativas tácticas. El extremeño ha probado diversas formaciones para intentar hacer al Barça más impredecible. En base al 4-3-3 tradicional, también ha empleado con éxito un 4-4-2 o un sistema más defensivo como el 3-5-2. Guardiola se mantuvo fiel a su 4-3-3 (con la alternativa del falso 9) hasta su última temporada con la que experimentó con un 3-4-3.

La Masía

El peso de la cantera azulgrana ha caído considerablemente, habiendo cada vez menos presencia de jugadores formados en La Masía en los onces del Barça. Si bien en 2009 podía haber fácilmente siete titulares formados en el club (Valdés, Piqué, Puyol, Busquets, Xavi, Iniesta y Messi), habiendo formado un equipo solo con canteranos, apenas hay cuatro fijos en el equipo de Valverde: Piqué, Jordi Alba Busquets y Messi. Y todos por encima de los 30 años. 

Fichajes millonarios

El once titular del primer año de Guardiola le había costado al Barcelona 116 millones de euros, divididos en seis jugadores, con Henry (24 mill), Eto'o (27 mill) y Dani Alves (36 mill) como los tres más caros. En cambio, en estos diez años el Barça ha acometido tres fichajes que superan esa cantidad por separado: Dembélé (105 mill más variables), Coutinho (120 mill) y Griezmann (126 mill). Un cambio en la filosofía de gasto total.

Equipo contrastado

A raíz de estos fichajes, el FC Barcelona tiene ahora una plantilla mucho más contrastada que aquella de 2009. Sin contar el crecimiento de Messi, el Barça ha optado por hacer grandes inversiones en jugadores que ya son estrellas mundiales, algo no tan común hace diez años. Los propios Coutinho y Griezmann llegaron al Camp Nou siendo las estrellas de sus equipos, al igual que Luis Suárez, Arturo Vidal o Rakitic.

El vestuario manda

Como consecuencia negativa de estos fichajes, el vestuario del Barça se ha convertido en un corral con más gallos que gallinas. Y si hay tantos gallos en el vestuario, al entrenador, si no tiene la personalidad suficiente, se le puede ir de las manos. Precisamente lo que ha pasado con Valverde, que generalmente es acusado de pecar de benévolo con los jugadores. Desde días libres 'inmerecidos' a sospechas por amiguismos en las alineaciones en el juego. Sin embargo, con Guardiola a pocos se le subían los humos.

Hambre de títulos

Ocho de los once jugadores en principio titulares han ganado un triplete con el Barça. Y varios de ellos más de una Champions, sin contar las innumerables ligas en esta última década. Muchos de los jugadores parecen haber perdido el hambre de victoria y, en ciertas ocasiones, pecan de pasotismo en partidos clave, como fueron los de Liverpool y Roma.

Rival a batir

Con una década tan laureada, el Barça se ha convertido en el rival a batir, pese a que los últimos años esté perdiendo ese estatus. Todos los equipos salen con un plus de motivación cuando se enfrentan a los azulgranas, algo que inevitablemente afecta en el rendimiento. Sin embargo, esto es algo que el equipo del sextete sufrió en menor medida ya que, pese a haber ganado una Champions pocos años antes con Rijkaard, Guardiola revolucionó el equipo y explotó a jugadores de un perfil menor como Xavi o Iniesta. Valverde heredó un equipo titánico y campeón de todo, como el rival al que todos querían destronar

Estabilidad del proyecto

En los seis años que Joan Laporta estuvo en la presidencia del club, la dirección deportiva y la del fútbol base tuvieron una etapa estable con Txiki Berguistain y Alexanco al mando, respectivamente. Sin embargo, con Bartomeu han pasado varios nombres por los mismos despachos, como Zubizarreta, Robert Fernández o Eric Abidal (dirección deportiva) en solo cinco años; y Roura, Kluivert o Bakero a cargo de La Masía.

Afición

Esta degradación del equipo, con decepciones más sonadas que las victorias en los últimos años han hecho que la hinchada culé se desencante del equipo. De hecho, en los partidos más importantes, el Camp Nou se ha convertido en un foro de reivindicación política, en lugar de en el templo del fútbol que debería ser, como se vio en el último Clásico, con más interés en gritar por la independencia catalana que por el Barça.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento