La resaca del Clásico: quién sale ganando y quién queda señalado

Luis Suárez intenta rematar ante la presencia de Dani Carvajal.
Luis Suárez intenta rematar ante la presencia de Dani Carvajal.
EFE

La resaca del Clásico en el Camp Nou deja al Real Madrid como vencedor moral del partido. Si se hubiera tratado de un combate de boxeo, los pupilos de Zinedine Zidane hubieran vencido a los puntos. El Clásico, el partido con más focos a su alrededor, siempre deja vencedores y vencidos, aunque el choque, como en esta ocasión, terminase en tablas.

El encuentro estuvo marcado por los disturbios que se generaron fuera del Camp Nou. La plataforma Tsunami Democràtic organizó una concentración en los aledaños del Camp Nou desde primera hora de la tarde que terminó en cargas policiales y graves incidentes. Según la propia organización acudieron a la movilización más de 5.000 personas que, al grito de 'llibertat' reivindicaron la independencia de Cataluña, pero a partir de las 20:00 horas los protagonistas fueron los jugadores.

Ya avisó Leo Messi días antes de que se jugase el Clásico que al Barcelona le cuesta más jugar contra el Real Madrid en el Camp Nou que en el Santiago Bernabéu. Y así fue. Por momentos, el Real Madrid fue muy superior al Barcelona en un partido que siempre deja señales.

Zinedine Zidane

Uno de los grandes vencedores de la noche fue Zinedine Zidane. El francés le ganó la partida de ajedrez en la pizarra a su homólogo. Apostó el técnico del Real Madrid por salir con un 4-4-2, con Isco de enganche y el plan le funcionó. El Madrid embotelló al Barcelona en su propio campo y la sensación al término del partido es que los culés salieron con vida de su propio campo.

Isco Alarcón

El malagueño adelantó por la derecha a Luka Modric, que se quedó en el banquillo y fue clave en ese enlace entre el medio campo y la delantera, en los momentos en los que el Real Madrid necesitaba soluciones. 

Mendy

El lateral francés no es Marcelo. Sin embargo, Mendy regresó al Camp Nou con la lección aprendida de la temporada pasada. En la vuelta de los octavos de final de la Champions League, el Barça sobrepasó al Lyon. Sin embargo, el francés estuvo a punto de conseguir su venganza personal, pero se encontró por milímetros en fuera de juego en el tanto anulado a Gareth Bale. 

Fede Valverde

Titularísimo para Zidane desde hace tiempo, el uruguayo se ha convertido en imprescindible. De hecho, Fede Valverde estuvo a punto de coronarse en el Camp Nou con una volea que ligeramente salió desviada de la portería de Ter Stegen. 

Gerard Piqué

Es el gran triunfador del Barcelona. Piqué, cuyo rendimiento ha sido cuestionado en más de una ocasión por sus actividades fuera del fútbol, demostró estar un escalón por encima de sus compañeros. El central catalán desbarató los centros laterales del Real Madrid y sacó en la línea un remate de Casemiro cuando el brasileño estaba dispuesto a celebrar el gol.

Rakitic

Poca gente entiende el poco protagonismo del croata en los planes de Ernesto Valverde en el comienzo de temporada. En el Clásico, de hecho, Rakitic apuntaba al banquillo, pero la baja de última hora de Busquets le dio la oportunidad de salir de inicio y demostrar, una vez más, que pone el equilibrio en el medio campo culé.

Ernesto Valverde

Es uno de los grandes señalados. Al técnico culé le pasó factura la baja de Busquets, pero se vio superado por Zidane en el aspecto táctico y careció de alternativas. Intentó sobreponerse dando entrada a Arturo Vidal pero no fue suficiente. 

Luis Suárez

El delantero uruguayo, al que en los últimos años se le ha dado bien el Real Madrid, pasó desapercibido en el ataque culé. Apenas dispuso de un par de ocasiones, pero se le vio más pendiente de protestar a Hernández Hernández o a sus asistentes que de buscar la portería rival.

Griezmann

El francés terminó con mal sabor de boca su Clásico y no solo por el resultado o el mal juego del equipo. Estuvo desaparecido y no aportó soluciones al atassco culé. De hecho, cedió el puesto a Ansu Fati, cuya entrada al césped generó más expectación que cualquiera de sus acciones durante el partido. 

Lenglet

La falta de competencia en el puesto le ha condenado al francés. Llegó al Barça como tercer central, pero las lesiones de Umtiti le abrieron la puerta a la titularidad. Valverde no confía en Todibo como alternativa y la falta de competencia le deja sin margen de mejora. En el Clásico, de hecho, pudo cometer un penalti sobre Varane.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento