Tensión sin graves incidentes en las protestas del Clásico: bengalas, 5.000 manifestantes y cortes de calles

Vista aérea de la concentración de Tsunami Democràtic en los aledaños del Camp Nou.
Vista aérea de la concentración de Tsunami Democràtic en los aledaños del Camp Nou.
EFE
Vista aérea de la concentración de Tsunami Democràtic en los aledaños del Camp Nou.
EFE

Las horas previas al Clásico de Liga entre Barcelona y Real Madrid en el Camp Nou han estado marcadas por las protestas organizadas por Tsunami Democràtic para reivindicar la independencia de Cataluña.

Desde primera hora de la tarde, el foco del partido estaba muy lejos de lo deportivo, mientras miles de personas, más de 5.000 según la organización, se concentraban en los aledaños del estadio azulgrana al grito de 'llibertat'.

A las 16:00h estaban convocadas las movilizaciones organizadas por Tsunami en tres puntos estratégicos cercanos al Camp Nou. En total, más de 5.000 personas apoyaron la iniciativa, con el lugar de concentración más multitudinario situado en la Avenida de Juan XXIII, por donde debían pasar los autobuses de sendos equipos, alojados en el Hotel Sofía, a 400 metros del estadio.

Se vivieron ciertos momentos de tensión entre algunos de los manifestantes más radicales, con intentos de obstaculizar el paso de los autobuses. Además, algunos de los presentes depositaron excrementos en la zona en la que los periodistas cubrían la previa del encuentro.

Asimismo, un grupo de radicales intimidaron a una mujer al grito de 'Visca Terra Lliure', en referencia al grupo terrorista independentista que actuó en Cataluña entre finales de los 70 y principios de los 90.

El dispositivo especial desarrollado por los Mossos D'Esquadra, la Policía Nacional, la Guardia Urbana y la Guardia Civil, además de seguridad privada, puso en la calle a 3.000 efectivos para velar por la seguridad y el correcto desarrollo del evento. Los cortes de calles previstos se iniciaron a primera hora de la tarde, para evitar el tráfico en la zona y facilitar tanto las protestas organizadas como su desempeño sin incidentes.

Algunos radicales encendieron bengalas en las protestas de Tsunami

Según iba avanzando la tarde y mientras muchos de los asistentes se marchaban o ponían rumbo al estadio para presenciar el partido, algunos de los manifestantes más radicales comenzaron a encender bengalas en los puntos de concentración de Tsunami Democrátic.

Aglomeraciones y tensión en los accesos al Camp Nou

En los accesos al Camp Nou, donde estaban establecidos tres controles hasta el interior, se requisaron tanto las caretas de Leo Messi que se habían visto durante toda la tarde -sin distintivos independentistas-, como las pancartas con el lema 'Spain, sit an talk' (España, siéntate y dialoga). No así los carteles que se identificaran con Tsunami Democràtic.

Los autobuses de los equipos y del cuerpo arbitral llegaron al estadio sin problemas y no fue necesaria la intervención de los antidisturbios. En el momento de entrar al Camp Nou se produjeron algunos empujones y la seguridad del club se vio obligada a poner orden, sin que la tensión pasara a mayores. 

Varios aficionados se quejaron de que los controles eran excesivamente exhaustivos. A media hora de que diera comienzo el encuentro, miles de aficionados se agolpaban en las puertas del Camp Nou esperando entrar. 

Cargas de los Mossos y un detenido por enfrentamientos entre Boixos y Tsunami

A pocos minutos de que diera comienzo el Clásico, los Mossos cargaron contra un grupo de radicales que se enfrentaron en los aledaños del Camp Nou. Se trataba de miembros de los Boixos Nois, los ultras del Barça, y de algunos manifestantes de Tsunami Democràtic. Uno individuo fue detenido por lanzar una botella de cristal en medio de las disputas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento