Escándalo en Vallecas: el Albacete no sale tras el descanso por los insultos a Zozulya y el partido se suspende

Pancarta contra Zozulya en Vallecas.
Pancarta contra Zozulya en Vallecas.
Twitter @bukaneros92

El partido de LaLiga Smartbank entre el Rayo Vallecano y el Albacete quedó suspendido tras la negativa de los jugadores visitantes de saltar al césped tras el descanso. Esta decisión vino provocada por los insultos de una parte de la afición local contra el futbolista visitante Roman Zozulya.

La suspensión se produjo por decisión del árbitro tras la petición del Albacete, que, según pudo saber 20minutos, tuvo el apoyo de todas las partes: el colegiado, LaLiga, la RFEF y el propio Rayo Vallecano. El consejero delegado del conjunto manchego, Víctor Varela, destacó a este medio que "se trata de una situación muy triste pero también es un mensaje sin fisuras para el fútbol. Queremos ser una liga diferente y por desgracia es un ejemplo de eso".

El presidente del Rayo Vallecano solicitó al árbitro que el partido se jugase esa misma noche y a puerta cerrada, pero la coordinadora de seguridad mostró su rechazo a la propuesta". 

El origen del conflicto viene de 2017, cuando el delantero ucraniano del Albacete fichó por el Rayo. No obstante, su contrato fue rescindido por la presión mediática impulsada por los 'Bukaneros', el grupo de hinchas más conocido del Rayo, que le acusó de estar vinculado a un grupo neonazi.

Zozulya, que no viajó con el Albacete para jugar en Vallecas el duelo de la temporada 2017, fue nuevamente objeto de la ira de los Bukaneros, de ideología ultraizquierdista. 

El encuentro estuvo marcado por cánticos como "Román Zozulia, un puto nazi" que la grada dedicó al atacante ucraniano. Unos insultos que llevaron al árbitro José Luis López Toca a detener el encuentro. Posteriormente habló con el delegado de campo, Miguel Ortiz, para que se advirtiera por megafonía que cesasen los cánticos.

¿Apoyas que un partido de fútbol se suspenda por insultos a un jugador?

El partido se reanudó y se disputó hasta el final de la primera mitad pese a que los insultos continuaron. Poco después saltó la noticia: los jugadores manchegos se negaban a salir a jugar la segunda parte por los insultos contra los compañeros.

El tiempo pasó hasta que, 30 minutos después de la hora a la que debería haberse reanudado el encuentro, el árbitro dio por suspendido el partido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento