Los excesos de Soldado en el Real Madrid: "Bebía, salía... era un niñato y alguien debió darme una bofetada"

Roberto Soldado, delantero del Granada CF
Roberto Soldado, uno de los referentes del Granada. 
EFE

Roberto Soldado es uno de los jugadores más veteranos de LaLiga y también uno de los más experimentados, algo que le hace reconocer los errores que cometió en el pasado, como llevar una vida social más ajetreada de lo deseable en un deportista profesional. Así lo ha reconocido en una entrevista a The Guardian, donde no esconde que "era un niñato, alguien debía haberme cogido y haberme dado una bofetada".

Soldado es el líder del Granada que está sorprendiendo a propios y extraños esta temporada. Se formó como futbolista en el Real Madrid, disputó sus primeras temporadas como profesional con la camiseta blanca y, además, pasó por otros equipos de máximo nivel, como el Valencia, el Tottenham o el Villarreal. Incluso se probó en el fútbol turco, al jugar en el Fenerbahce, club con el que disputó 32 partidos repartidos en dos temporadas.

La voz de la experiencia le dice que en sus inicios, pese a contar con una de las oportunidades con las que todos los jóvenes sueñan, él “era un niñato. Había jugadores como Figo, Zidane o Raúl que eran muy profesionales, pero yo miraba a otros, seguí lo que no tenía que haber seguido. Tienes que ser responsable por ti mismo, saber lo que está bien y lo que no, dónde están los límites”, ya que su juventud le pasó factura en sus inicios: “Yo salía pensando que era más grande que Beckham. No estaba mentalmente preparado, es duro”.

"Pesaba siete kilos más, veo fotos y me avergüenzo. No me cuidaba, comía muchísimo, bebía... Ahora veo fotos y pienso '¿Cómo iba a jugar con los Galácticos con ese estado de forma?'". 

Las consecuencias de esos excesos le avergüenzan ahora, ya que "pesaba siete kilos más que ahora, veo fotos y me avergüenza. No me cuidaba, comía muchísimo, bebía... Ahora veo fotos y pienso que cómo iba a jugar con los Galácticos con ese estado de forma. Si me hubiera cuidado más y hubiera tenido madurez, quizás podía haber tenido más oportunidades”.

Arrepentimiento

El ariete lamenta que “esa idea se te queda en la cabeza, si me dabas una copa de vino, me la bebía y, si estábamos hablando y a gusto, me tomaba otra. Con 17 o 18 años, si alguien decía de salir a beber algo a la 1 de la mañana, yo era el primero que estaba listo para salir".

Echando la vista atrás Soldado reconoce que “me hubiera gustado tener la oportunidad de jugar en ese Real Madrid al 100%, ahora miro atrás y pienso que era un niñato, alguien debía haberme cogido y haberme dado una bofetada".

El Real Madridtomó medidas para atajar los problemas derivados del comportamiento de Soldado: “Llamó a mis padres y mi padre se cogió una excedencia de dos años, se mudó a Madrid, me puso límites. Entonces me mudé con un amigo que ahora está aquí en Granada, fui más consciente. Ahí conocí a mi mujer y todo se asentó. Sabía que había ido demasiado lejos, me pasé de la raya".

Roberto Soldado se lleva el balón tras hacer un hat-trick en el Tottenham - Anzhi.

ROBERTO SOLDADO

  • Valencia, 27/05/1985
Lidera al Granada, el 9º equipo de su carrera.

Soldado no esconde que “conocí a mucha gente en Madrid cuando salía” y admite que “ellos podían llevar esa vida porque no eran futbolistas profesionales, no tenían que jugar en el Real Madrid. Al final, lo entiendes. Si tú quieres salir, sal, yo tengo que hacer otras cosas”. Él terminó entendiéndolo “gracias a mis padres y a mi mujer porque me pusieron en el camino correcto. Fue un buen trabajo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento