El Granada olvida su mala racha con una goleada que deja tocado al Alavés

Roberto Soldado, con el Granada
Roberto Soldado, en una acción del Granada - Alavés.
EFE

El Granada rompió la mala racha de resultados que le hizo caer desde la zona alta a la mitad de la clasificación. Tras cinco partidos sin ganar los andaluces volvieron a la senda del triunfo a costa de un Alavés que terminó con dos expulsados y salió del Nuevo los Cármenes  goleado y muy tocado.

El dominio fue alterno en la primera mitad. El Granada fue el primero en avisar, pero el Alavés no se amilanó y logró controlar el juego por momentos. En cualquier caso, estos primeros 45 minutos quedaron marcados por las graves lesiones del alavesista Tomás Pina y el nazarí Quini en dos jugadas seguidas.

El encuentro fue trabado y no dejó goles antes del descanso, si bien es cierto que el Alavés pudo desequilibrar la balanza en la última jugada de este periodo.

El Granada no tardó en abrir la lata y encarrilar el triunfo, ya que Carlos Fernández marcó el 1-0 en el 48 al rematar desde el corazón del área pequeña un centro de Víctor Díaz desde la banda.

Sin apenas tiempo para reaccionar, el Alavés se encontró con un penalti en contra por una mano de Manu García en el interior del área, una oportunidad que Soldado no desaprovechó para doblar la ventaja local.

Poco después el Alavés se quedó con un hombre menos por una dura entrada de Wakaso, una jugada que precedió al gol de la sentencia, obra de Yangel Herrera tras una gran acción individual dentro del área.

Apenas faltaban 10 minutos para el final del encuentro, que estaba prácticamente decidido. Pese a todo, el colegiado decidió expulsar a Laguardia, VAR mediante, por una fea y peligrosa acción en un salto con Carlos Fernández.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento