Los números no mienten: Messi y Griezmann no conectan

Leo Messi, en Champions
Leo Messi, en Champions
EFE

La crisis en el FC Barcelona es cada vez más latente. Las malas decisiones que pueda haber tenido la directiva en materia de planificación, o el entrenador en cuanto a decisiones técnicas, han sido paliadas por actuaciones estelares de Messi. Sin embargo, parece que la crisis ha llegado hasta el argentino, que ya parece no confiar en algunos de sus compañeros, por ejemplo, Antoine Griezmann.

Lo que podía parecer al principio como una exageración de la situación entre Messi y el 17, cada vez es más reseñable en los partidos, y el de ayer contra el Slavia es el mejor ejemplo.

Falta de conexión preocupante

Analizando puramente los datos estadísticos entre uno y otro, es alarmante lo poco que se buscan en el terreno de juego. En el partido de ayer, Messi y Griezmann intercambiaron únicamente cuatro pases: tres del argentino al francés, y solo uno en dirección contraria en los 93 minutos de partido. Unos números más preocupantes tácticamente, ya que habiendo tan poca conexión entre un extremo y el punta, muestra una pérdida de asociación en la zona ofensiva y la búsqueda cada vez mayor de individualidades.

De hecho, los números de ayer son solo una muestra del problema de entendimiento constante entre ambos. En los cuatro partidos que han jugado en Champions, Messi y Griezmann han encadenado 18 pases en total, habiendo promediado hasta ayer tan solo seis por partido.

Neymar, el origen

Parecería que la mala relación de Messi con Griezmann es similar a la pataleta de un niño al que no le han comprado el juguete que quería. Tanto el argentino como el resto de la plantilla confiaba en la vuelta de Neymar al Camp Nou, sin embargo, fue el francés el que terminó llegando -y como gran apuesta de la directiva-, lo que, en cierto modo, dejó sin posibilidades reales al del PSG de aterrizar en Barcelona.

Como prueba, ayer se produjo una imagen que va más allá a la falta de conexión entre ambos. En una jugada en la que Messi encara a portería cubierto por tres hombres, tiene pase a Griezmann para dejarle solo contra el portero y el argentino prefiere golpear malamente en lugar de darle el gol a su compañero.

Griezmann está sufriendo los daños colaterales de la mala planificación de la directiva con su fichaje, sobretodo después del episodio de 'La decisión' que protagonizó en verano de 2018, cayendo además en medio del conflicto Messi-Bartomeu. Y no parecería que de lado del argentino. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento