La lección de lucha de un jugador de balonmano que ha muerto a los 21 años

  • Alberto Botejara, jugador del CB Gades de Cádiz, ha muerto tras varios meses afectado de una grave enfermedad.
Alberto Botejara, jugador del CB Gades, durante uno de sus últimos partidos.
Alberto Botejara, jugador del CB Gades, durante uno de sus últimos partidos.
Twitter @CBMGades

Alberto Botejara, jugador del Club Balonmano Gades, murió a los 21 años después de varios meses luchando contra una enfermedad grave. Lo confirmó el propio club, asociado al Cádiz CF, en un tuit en el que muestra su dolor por la pérdida de un deportista a tan pronta edad.

Botejara militó toda su vida en el club de la capital gaditana y se había ganado el cariño de la afición. Desde la categoría infantil a sénior, su última temporada en activo fue la 2017/18, ya que tuvo que dejarlo por culpa de una enfermedad de la que no han trascendido más detalles.

Desde el principio, Botejara mostró sus ganas de vivir y una capacidad de lucha sin igual. Durante el tiempo que estuvo convaleciente, se dio cuenta de esas batallas que no trascienden y que, muchas veces, son mucho más duras de lo que el gran público conoce.

En sus últimos días de vida, cuando ya se veía casi sin fuerzas, dejó por escrito en twitter una reflexión que ya es toda una lección de cómo afrontar los reveses de la vida y un homenaje a esos luchadores que no son tan conocidos.

"Las mayores batallas se libran en silencio, es algo que llevo mucho tiempo meditando y me doy cuenta de que es cierto. Me asombra el pensar la de batallas silenciosas que se libran en el mundo diariamente y que no somos conscientes de ello.

Y es que es la realidad, detrás de una sonrisa puede haber una tristeza infinita y detrás de un estoy bien puede estar una lucha incesante ante cualquier tipo de situación. Lo escribo por todas aquellas personas que luchan en su interior y en sus vidas sin que los demás seamos conscientes, porque todo ese esfuerzo solo tiene una recompensa y es la gratificación propia; me encantaría que todas esas "batallas silenciosas" fueran reconocidas. Un aplauso para todos los que estén librando una batalla dentro de sí que se levantan cada mañana luchando y sin una recompensa ni consideración, pero siguen ahí sin tirar la toalla y sin dar un paso atrás; esos son los verdaderos héroes. Siempre con una buena cara y buena actitud hacia la vida, aunque estén asumiendo la mayor de las batallas.

Un aplauso por todos esos héroes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento