Conor McGregor vuelve a pasar por el juzgado por una pelea de bar

Conor McGregor, a su llegada a los juzgados.
Conor McGregor, a su llegada a los juzgados.
Metro.co.uk

Conor McGregor ha visitado más veces los juzgados que los rings en los últimos tiempos. El irlandés sigue acumulando polémicas y, esta vez, sólo le ha costado 1.000 euros su última ida de cabeza.

Sucedió en abril, pero las imágenes salieron a la luz en agosto. McGregor ofreció unos chupitos a Desmond Keogh, un hombre que estaba en un pub en Dublin y que tuvo la ocurrencia de contestarle: "Yo no bebo de esa mierda". La respuesta le sentó muy mal al excampeón de la UFC, ya que la marca del whisky de los chupitos era Proper Twelve, de la que McGregor es dueño, y le arreó un puñetazo.

Este viernes se ha celebrado el juicio, donde el tribunal ha escuchado las disculpas del exluchador y la respuesta de Keogh.

"Les aseguro que nada de esta naturaleza volverá a suceder", prometió McGregor

Ante las disculpas de McGregor y dado que la víctima no quiso presentar caros, dado que no sufrió ninguna lesión por el golpe, todo quedó en una multa de 1.000 euros, a lo que se añadirá una compensación a Keogh cuyo importe no ha sido revelado.

Esta ha sido la última polémica de un McGregor que ya empieza a estar acostumbrado a ellas. Recientemente fue investigado en un caso de violación, intentó robar el móvil a un fan que quiso fotografiarle, llamó "puta rata musulmana" a Khabib en su combate y generó una trifulca muy seria y estuvo a punto de ir a la cárcel por herir a otro luchador al lanzar objetos contra el autobús donde estaba.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento