¿Más vale la maña o la fuerza?
La española Valentín, en pleno esfuerzo.

Hasta un rincón perdido de Tailandia, Chiang Mai, se han ido los mejores halteras para participar en los Campeonatos del Mundo de Halterofilia, cuestión de maña, cuestión de fuerza.

Por el momento, la cita tailandesa no está contando con el éxito de los deportistas españoles. Nuestra gran baza, Estafanía Juan, se quedó sin medalla y tampoco Lidia Valentín ni Raquel Alonso pudieron subir al podio. Esta última, con 185 kilos en total, acabó vigésima quinta en la categoría de los 69 kilos, en una prueba en la que la rusa Oxana Silenko se hizo con la medalla de oro levantando 276 kilos.

Silenko acabó primera en ambas modalidades: en la arrancada, con 120 kilos, y en la de los dos tiempos, con 156. Mientras, Lidia  Valentín acabó en la sexta plaza, de 28 participantes en la categoría de –75 kilos, con 240 kg, tras levantar 110 en arrancada y un total de 130 en dos tiempos.

No obstante, los Campeonatos sí están dejando buenas marcas. La rusa Natalia Zabolotnaya batió el récord del mundo de arrancada, en la categoría de menos de 75 kilos, al conseguir levantar 131 kilos. Zabolotnaya ya poseía el anterior registro mundial con 130 kilos desde el 13 de noviembre de 2005, conseguido en Doha, capital de Qatar.