La UEFA recomendó ayer a los equipos del fútbol europeo que no tiren la pelota fuera en caso de que haya un jugador tendido en el terreno de juego lesionado, pues entiende que debe ser el árbitro quien decida si es necesario o no detener el partido cuando tenga lugar esa circunstancia.