La exhibición nocturna de Fernando Alonso en las 24 horas de Le Mans

El Toyota TS050 Hybrid rueda de noche en las 24 horas de Le Mans.
El Toyota TS050 Hybrid rueda de noche en las 24 horas de Le Mans.
EFE

Cuando se recuerde la participación de Fernando Alonso en las 24 horas de Le Mans de 2018, sin duda su actuación por la noche será lo más comentado. El piloto asturiano de Toyota dejó una memorable, toda vez que salvó los muebles para su coche después de una desastrosa actuación de Sebastien Buemi.

Alonso dejó el Toyota 8 líder tras su primer relevo. Sin embargo, un pinchazo lento, primero, y un stop&go provocado por un despiste de Buemi (se pasó de velocidad en una 'slow zone') les dejó detrás de sus compañeros del Toyota 7. Cuando el español se puso al volante de nuevo de su prototipo, la idea fue clara: esos más de dos minutos de desventaja tenían que desaparecer.

Dicho y hecho: Alonso sacó el martillo y empezó a rodar en 3:19.1 de manera continua, primero, y en 3:21, después. En apenas dos y media, bajó esos más de dos minutos a apenas 45 segundos. A 'Pechito' López le dejó contra las cuerdas, para que Kazuki Nakajima rematase la faena para pasarle antes del amanecer.

Victoria encarrilada

"Me he sentido bien por la noche, he estado enchufado y hemos recuperado como un minuto y medio. Es parte del trabajo, pero es una carrera larga", dijo Alonso ante los medios nada más bajarse del coche y antes de echar una merecida siesta. El español realizó su último relevo a media mañana, contra Mike Conway primero y contra 'Pechito' después, en el que dejó muy encarrilada la victoria para la unidad 8 de Toyota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento