Mohamed Salah, llorando tras lesionarse en la final de la Champions.
  • La lesión del delantero del Liverpool —no se sabe cuándo podrá debutar—, mantiene en vilo a los Faraones.
  • Con Salah en condiciones, soñar está permitido.

Página 1 de 3